El primer brote de la primavera {Fanfic Jelsa}

miércoles, 30 de julio de 2014

 ¡Hola!
Bueno, después de mil años, he retomado el Fanfic Jelsa que tenía en mente. Y también el Winter Writing Challenge.
Bueno, no, voy a explicarme bien. El Fanfic Jelsa no existe, no tiene una trama fija. Son Drabbles, como si fueran los Drabbles de Angie y Nir o lo que hace Andi de Una Chica pegada a unas letras. Siguen una trama argumental pero no es que sean capítulos y no tienen ni principio ni fin. Son una serie de relatos cortos que coinciden en historia y que, por tanto, pueden leerse seguidos.
Lo digo porque como tuve cierta discrepancia en fanfic.es sobre cuándo subiría mi próximo capítulo, mejor dejarlo claro. No tiene por qué haber continuación, como puede que sí exista.
En fin, ahora sí, os dejo el relato antes de que siga enrollándome.
Los dos relatos anteriores podéis encontrarlos aquí y aquí.
¡Que los disfruteis!

Imagen original {x}


El invierno comenzaba a remitir en el reino de Arendell. Tras varias semanas de fuertes ventiscas y de no ver el sol, se veía en los brotes de los árboles que la primavera comenzaba a asomarse.
Menos en una apartada zona del bosque, donde dos jóvenes parecían competir por ver quién era capaz de construir un invierno más eterno en el lugar.
Elsa se sentía muy cómoda cuando estaba junto a Jack. Ansiaba encontrar un espacio para escapar y ser, por una vez, ella misma. No podía compartir su secreto con nadie más aparte de él. Y no solo compartía su poder y capacidad de crear hielo. Con Jack, parecía ser capaz hasta de compartir sus miedos.
Por eso se detuvo al ver el verde brote en uno de sus árboles, resistiendo a ser congelado por la escarcha que había crecido a su alrededor.
- ¿Vas a irte cuando acabe el invierno?- Preguntó ella, de golpe, brusca. La nieve pareció detenerse en el aire, flotando y desafiando a la gravedad. El joven peliblanco sonrió, aunque su sonrisa no estaba cargada de emoción como otras veces.

Libertad {Una palabra, una historia}

sábado, 26 de julio de 2014

¡Hola!
Hoy vuelvo a venir con un reto de escritura. Lo siento, es que se me solaparon durante mi viaje y como además no publiqué, ahora tengo que ir muy seguido. Aunque está bien, porque quería dejar más tiempo entre las "temporadas" de Angie y Nir que con casi total seguridad sea lo próximo que suba al blog, a no ser que me de una venada. Tengo alguna entrada más planteada, pero serán el grueso del blog en cuanto vuelva de vacaciones.
(y también tengo premios, uff... se me junta todo)
En fin, hoy toca un relato de una palabra, una historia que, como veis, trata sobre la libertad. Últimamente estoy dejando volar la imaginación y ver a qué puerto me lleva, y este relato ha sido raro, pero entretenido. A ver qué opináis vosotros jeje.
¡Espero que os guste!

Despacio. Muy despacio, la joven dejó escapar el aire de sus pulmones, hasta que sintió que estos comenzaban a colapsar por la diferencia de volumen.
Era difícil explicar por qué sentía la necesidad de hacer eso. Tal vez por renovarse. No podía cambiar de piel, al menos no de manera consciente, sus neuronas seguían siendo las mismas y mucho menos podría alterar tan drásticamente su código genético.
Pero claro, había cosas que podía hacer. Y respirar era una de ellas.
Pero respirar en el mar era distinto. Cuando no ves costa sientes que puedes perderte en el fondo azul sin preocupaciones, sientes que todo tu cuerpo rezuma...
Libertad, eso rezumaba su cuerpo, y por eso necesitaba expulsar todo el aire que la encadenaba a tierra.
Había pedido un último deseo antes de morir. Estaba condenada a muerte por brujería y habían sido tan amables como para darle a escoger su modo de morir. Ella había pedido ser atada a una balsa y llevada por la corriente. Y eso habían hecho.
Volvió a inspirar. El salitre se introdujo en su nariz, pegándose a las paredes de su tráquea a medida que fluía por su cuerpo. El agua salada se pegó a sus pies, fluyendo como si hubiera un capilar invisible que lo hiciera ascender por el borde de su cuerpo, cubriéndola al completo. Pronto su cuerpo se volvió translúcido, despacio, como un flujo por cada respiración.
Habían sido tan estúpidos como para creer que por atar a una bruja a un poste iban a impedirle vivir. Y aunque no pensaba volver a cometer el error de mezclarse con humanos, no pretendía morir. Habían creído que se iba a dejar matar. Pero ella eligió no morir nunca.
Se desvaneció en agua, fluyendo eternamente en el cauce más grande del mundo.
Sería eterna, y sería libre.

Dear Diary VII: Ela.

miércoles, 23 de julio de 2014

¡Hola!
No sé si visteis el banner de "Dear Diary" en el lateral de cosas en la que participo en el blog, pero hubo un día que me desperté con ganas de apuntarme pese a estar en 2000 iniciativas. Yo es que me apunto a un bombardeo en estas cosas de escribir.
Así que nada, aquí ando, con una nueva iniciativa y una nueva entrada. Tras investigar un poco sobre cómo quería enfocar la historia, escribí de seguido, y espero que os guste. Por cierto, si queréis apuntaros, pasad por aquí.
   Chica soñadora encerrada en una habitación de hospital

Te robo una frase.

martes, 22 de julio de 2014

Hoy tenemos una nueva iniciativa de escritura que se explica más abajo, se trata de Te robo una frase, una iniciativa que se explica más abajo, pero que básicamente consiste en utilizar una frase de una novela dentro de un relato corto. La frase de hoy era:
El objeto que sujetaba era un pequeño cilindro con un agujerito en la parte superior. Se lo acercó a la nariz y lo olió. — Isaac Asimov – En arena estelar
Y, sin más miramientos, el relato en el que he decidido incluirla.

 Hoy Cocinas Tú.


Siempre había sido la cocinera de casa.‭ ‬Llegar de trabajar y sentarme en el sofá nunca había sido posible.‭ ‬Dos años llevaba viviendo junto a Eric y nunca,‭ ‬ni un solo día,‭ ‬había llegado para encontrarme con que había preparado la comida.‭ ‬Podía ser que hubiera comprado algo para llevar.‭ ‬Pero,‭ ¿‬cocinar‭? ‬No,‭ ‬Eric parecía alérgico a las placas de inducción de nuestra casa.
Pero todo cambió el primer día de mi ascenso. No había dejado de recibir llamadas todo el día y comencé a sentir agobio hacia las cinco de la tarde, cuando aún me quedaba mucho por hacer. Los papeles se iban acumulando y hasta el teclear del ordenador me causaba dolor de cabeza. Creía que mi cabeza iba a explotar del dolor.
Y entonces, me llamaron para darme la buena noticia, y todo mi cuerpo, de golpe, se volvió más ligero.
Las siguientes horas, hasta las ocho de la noche, se volvieron mucho más livianas y cuando llegué a casa todavía estaba en una nube. Ni siquiera había avisado a Eric de mi gran ascenso.
- ¡Hoola!- Saludé desde la puerta, dejando las llaves en el cuenco de la entrada. Eric apareció del pequeño despacho al lado de la entrada, sonriendo, tal vez contagiado por mi entusiasmo. No me dio por preguntarle, solo salté a sus brazos como si volviera a tener veinte años.- ¡Tengo un ascenso!
Eric rió casi tanto como yo, sujetando mis muslos para no caerme, y besándome. Sonreí, fijándome en sus ojos azules como si no hubiera nada más, y nos dejamos seducir por la emoción durante unos largos diez minutos.
- ¿Y qué vas a preparar de cena para celebrarlo?- Suspiré, dicen que la magia no dura para siempre. Volví a posar mis pies en el suelo y miré a Eric y la cocina.
- Ah ah, hoy es mi día.- Reí, girándome hacia el salón y arrastrando una butaca hacia el borde de la cocina.- Hoy cocinas tú.
Si Eric quiso reprochármelo, debió darse cuenta que no iba a hacer nada cuando me senté de lado en la butaca, observando con curiosidad. Él titubeó al principio, acercándose con cuidado a la encimera y cogiendo el primer objeto que se encontró sobre la encimera.
El objeto que sujetaba era un pequeño cilindro con un agujerito en la parte superior. Se lo acercó a la nariz y lo olió. Acabó estornudando y apartando el pimentero, con una mirada cargada de rabia. Me reí para mis adentros, haciendo mi único aporte a la noche y buscando una receta sencilla en la tablet, que luego coloqué al lado de Eric.
Siguió husmeando por la cocina en busca de los ingredientes y revisando uno a uno los vídeos indicativos, como un niño pequeño. Me parecía sorprendente que nunca hubiera pisado una cocina en su vida y que ni supiera calentar el agua para hervir la pasta…
- Eric, ¿cómo sobreviviste en la universidad?- Pregunté, divertida.
- Comida a domicilio.- Comentó, sacando una tira de espagueti y dándole un mordisco. Oí el crujido desde el sofá.- Esto ya está. Está muy rico, ya verás. La mejor comida de tu vida, te lo prometo.
Arqueé una ceja, acercándome al teléfono.
- ¿Qué haces?
- Será mejor que reservemos para cenar esa “mejor comida de mi vida” de la que tanto me hablabas…






Correspondencia ajena II: Caminando por el bosque...

sábado, 19 de julio de 2014

Segunda entrega de Correspondencia Ajena, yo juro que intenté resistirme, pero hay tributos que hay que hacerse, pese a todo.
Emisor: Un soldado que marcha a la guerra. Destinatario: (a elegir).



Querida mamá

Hoy es el último día de mi vida.
Lamento ser tan franco, lamento ser tan serio. Solo sé que ya no vivo, que ya no soy yo. Sólo se que ya se ha acabado todo.
Anoche las balas surcaban el cielo, las sirenas nos alertaron tarde y fue una emboscada en toda regla. No sé cómo pude ponerme en pie, pero ojalá no lo hubiera hecho. Ojalá no hubiera cogido el rifle, ojalá no me hubiera puesto las botas o me hubiera parado a atarme los zapatos.
Ojalá no hubiera visto al soldado entrar en mi tienda de campaña, con su rifle en alto. Ojalá me hubiera apuntado, ojalá no hubiera alzado yo mi arma.
Ojalá no hubiera disparado.
¿Sabes a quién disparé, Mamá? Disparé a José. Al vecino, al niño con el que crecí. Aquel hombre con el que jugaba a la guerra cuando yo quería jugar a amor.
Disparé al único hombre que me ha importado, por defender una bandera que no siento. Y esta vez, no era un juego.
Hoy no volveré a casa. Alguien cogerá mis botas.
Mamá, la próxima carta que te escriba, será desde el cielo. Pero no me llores, por favor.
Yo ya estoy muerto.

Dos claveles en el agua
No se pueden marchitar
Dos amigos que se quieren
No se pueden olvidar

Diario: Resurrección

viernes, 18 de julio de 2014

¡No me he hundido!
La verdad es que estos tres últimos días han sido fabulosos. Simplemente me lo he pasado genial, primero por el tribunal, fui la primera y creo que me salió bien. Además nos dejaron colarnos y pudimos acercarnos al oceanográfico a tiempo para cargar, lo que nos vino bien porque necesitaban mi póliza de seguros y mi jefe había dicho que no... En fin, casi me dio un ataque entonces, pensar que me iba a quedar sin embarcar. Por suerte todo se solucionó sin incidentes.
Y luego el viaje... Lo explicaré mejor en Delirios a Máquina, que, quieras que no, es muy técnico y divulgativo y es mejor hacerlo ahí. Solo diré que fue genial, que dormir en un barco es increíble y que vimos delfines. Lo pasamos en grande y además tengo un certificado de haber estado en el barco. Ya tengo más para poner en el currículum (por no decir que es casi lo único).
En fin, era una entrada para decir que no he muerto. Mañana subiré la entrada de la correspondencia ajena, y creo que hoy me pondré al día si no quedo. La verdad es que estoy agotada pero me gustaría ver un poco a mis amigas o algo jaja.
A todo esto, ¿me he perdido algo interesante? Si eso ponedme por aquí lo que sea. Os quiero, pero sigo en ordenadores robados y no creo que pueda dar a basto leyendo en este ordenador... mi padre solo tiene internet explorer y es horrible.
¡Un besazo a todos!

Diario: Desaparecida

lunes, 14 de julio de 2014

Bueno, creo que el título lo dice todo. Esta más bien es una entrada resumen para decir que me voy esta semana en un barco para realizar la campaña RadCan, que si tenéis muchas ganas ya explicaré qué es en Delirios a Máquina. La verdad es que pensaba explicarlo igualmente, así que dudo que tengáis que tener muchas ganas.
En fin, como comprenderéis desaparezco hasta el jueves-viernes. El jueves llegamos a Santander y me toca hacer de anfitriona, así que no se me verá el pelo hasta el viernes que cogeré mi ordenador funcional nº2 y procuraré no romperlo xD
Era más que nada una entrada informativa y para no ponerme nerviosa, tengo el tribunal de evaluación de las prácticas hoy y tengo la garganta cerrada por los nervios. He soñado que la directora era mi tía y no hacía más que buscarme pegas... ¿Cómo va a saber una microbióloga qué es el mesozoo si ella trabaja con cosas demasiado pequeñas como para tener calibre (mentira)? Pero en serio, además soñé que todo el mundo escuchaba lo que iba a decir y buff. Muy nerviosa jaja
Voy a tener que vestirme, que se me hace tarde. A ver si me arreglo para parecer medio persona y causar una buena impresión...
En fin, fin de este diario entrada informativa, nos vemos el viernes a más tardar. Rezad porque estos días la mar esté en calma y no haya ningún iceberg por el camino jaja

Portazo {Microcuento}

viernes, 11 de julio de 2014

En realidad la entrada de hoy no es un microcuento, es un extracto de La Molécula de la Discordia, ese que va adelantado a su tiempo y que se me clavó en la cabeza. Es una primera versión, yo no reviso durante el NaNo, pero bueno, como no quería dejar muy vacío esto, a pesar de estar escribiendo otras cosas, he decidido subíroslo. Puede que haya también algún otro adelanto en los resumenes semanales, quién sabe. Esto me va por venadas.
¡Espero que os guste!


-Pero, ¿por qué con ellos sí y conmigo no? Yo te trato mejor.
- Tal vez porque ellos me gustan.
- No me mientas, Mara. Sé perfectamente que te gusto.
Mara desvió la vista, centrada en la visible cercanía de Liam. Tenía esa mala costumbre de acorralarla, verbal y físicamente.
- Vale, ¿quieres saber por qué no quiero salir contigo, ni besarte, ni nada? Porque sí, me gustas, y tal vez nunca dejaste de gustarme del todo. Pero si me liara contigo, para mí sería gusto cuando para ti sería amor. Y entonces volvería a partirte el corazón. Así que, si vas a seguir con constantes intentos de conquistarme para volver, ahí tienes la puerta. Si de verdad quieres salir como amigos, puedes quedarte.
Hubo un momento de tensión entre ambos. Ambas miradas oscuras se cruzaron, desafiándose. Mara inspiró hondo, conteniendo el aliento. Por primera vez en mucho tiempo era sincera con Liam, y no se había ido por las ramas.
Solo esperaba que lo comprendiera.
Pero Liam suspiró, agachando la cabeza y dándose la vuelta despacio. Los pasos resonaron en el suelo de madera a medida que avanzaba, clavándose en la cabeza de Mara, peores que una otitis.
La puerta se abrió y Liam salió, cerrando con delicadeza.
Pero, en su cabeza, Mara oyó un portazo.

Correspondencia Ajena I

miércoles, 9 de julio de 2014

¡Hola!
Hoy iba a subir un relato distinto, un fanfic de frozen la verdad, pero de golpe choqué con el relato de La Sal de Tus Heridas y su iniciativa Correspondencia Ajena que me obligó a escribir y cambiar el orden de los relatos. Así que nada, espero que disfrutéis de la iniciativa, y si queréis apuntaros, ya sabéis lo fácil que es.
 Emisor: Una chica que se enamora de un chico al que suele ver en el autobús. Receptor: El chico.

Los que me conozcáis sabréis que ando en prácticas en el oceanográfico de Gijón. Los que sepáis más sobre mí, es decir, los que me sigáis en twitter, sabréis que hay una pareja que me tiene fascinada por las mañanas.
Esta es la historia de esa pareja.

Querido compañero de bus.

Tenemos que comenzar a hablarnos.
No puede ser que aparezcas y nos sentemos en esquinas opuestas de la parada de bus, que nos quedemos callados a pesar de lo mucho que me gustaría preguntarte qué colonia usas que se impregna en mi ropa durante toda la mañana, haciéndome sonreír cuando la menor brisa me acompaña.
Porque no puede ser que podamos sentarnos el uno frente al otro, que siempre nos busquemos con la mirada al entrar y no queramos que nadie más nos acompañe en el viaje, pero sin embargo luego no me digas nada. Por favor, que me he dormido en tu hombro.
Y, la verdad es que me gustaría poder sentarme a tu lado en una cafetería, y oler tu colonia por las mañanas. Si algún día encuentras esta carta entre los pliegues de tu chaqueta, espero que sepas que he dado el primer paso.
Atentamente.
Yo.


___

En otro orden de acontecimientos, ayer cortocircuité mi ordenador con un vaso de agua, se encuentra en estado inservible y si paso por aquí será un rato por las mañanas y otro por la tarde cuando le robe el portátil a Martín, hasta que logre o bien conseguir uno (que calculo que sea para principios de septiembre) o hasta que vaya a casa donde hay varios que puedo usar.

Semana 1 del Camp NaNoWriMo: ¡LIBERTAD!

sábado, 5 de julio de 2014

Como dije, iba a comenzar a sustituir una de las entradas del Camp NaNoWriMo por un resumen semanal, y como expliqué, lo haré los lunes
El resumen semanal intentaré que sea una explicación de cada día (obvio) pero puede que alguno lo fusione por falta de tiempo o algo, así que no os asustéis.

Semana 1: inicio: 0 palabras.

Día 1.
0 palabras.
Bueno, en primer lugar esto es mentira, comencé ya cuando La Molécula de la discordia contaba con 5678 palabras. Soy una tramposa, y no pensaba que fuera a ir al NaNo, escribía esta historia cuando me cansaba de escribir algo más serio.
Pero vayamos a lo importante. El día 1 comencé a escribir cuando terminé de comer y antes de ponerme a estudiar, para descansar un poco. Creé un nuevo documento y empecé...
Empecé a darme cuenta de que había muchas cosas que me faltaban por investigar:
  • Cuál es la beca de una tesis
  • Cuánto cuesta el material de laboratorio
  • Cuál es el olor del ron.
  • Cuánto te dan en un servicio de crédito para que continues tu tesis.
  • También descubrí que hay gente que compra su tesis hecha, de alta calidad y todo.
  • Cuál es el trabajo de un doctorando.
  • Permisos de residencia para Reino Unido
Pero no pasa naaada, porque si algo he aprendido este año es a inventar, así que antes de agobiarme, comencé a recordar qué hay en los laboratorio de mi facultad y, a partir de eso, comencé a redactar como loca, escuchando la sinfonía número 9 de Beethoven, creo que era, por si a alguien le interesa.
Y así, antes de las 6 de la tarde, acabé el capítulo que incluye alcohol, humor un tanto negro, y comentarios muy indiscretos. 1264 palabras. Ya voy por encima de mi meta. No ha acabado el día.
Soy una multishipper de mis propios personajes y eso no es bueno, es horrible.
Tras la continuación de la noche, algo más suave y ligera pues era después de cenar y andaba cansada, cayeron otras 565 palabras y cada vez refuerzo más las relaciones de los personajes con mi mente. Me cuesta mucho al principio conectar con los personajes, pero cuanto más escribo, mejor se me da.
Recuento final Día 1:1829 palabras
Día 2.
Inicio: 1829 palabras
Víspera de mi examen de botánica, harta de los exámenes. Tres horas de pausa en el centro oceanográfico porque mi profesora no estaba, estudiando, leyendo y de golpe... PUM, una escena avanzada de La Molécula de la Discordia comenzó a golpear mi cráneo una y otra vez, quemando mientras tanto todas las plantas que encontraba por el camino.
- Vale, vale, pillo la indirecta...- Me dije a mí misma, abriendo Google Keep y redactando el pequeño extracto. 214 palabras más que se añaden en un día que o bien escribiría todo lo del mundo o escribiría poquísimo.
La tarde iba pasando entre repasos y writing sprints gracias a @NaNoWordSprints (que, si hacéis el NaNo, tenéis twitter y no les seguis, estáis haciendo el NaNo mal), logré el objetivo del día pero no escribiendo todo lo que tenía que escribir en el día.
De todos modos,  aún quedaba la noche.
Y la noche dio para mucho, dio para dejar ver una cara de Karina que no conocía y hacer escenas muy divertidas. Mientras veía MasterChef la cuenta ascendió rápidamente, hasta que decidí parar en la prueba final y ponerme a repasar de nuevo.
Recuento total: 3682
Recuento del día: 1853 
Día 3
Inicio: 3682 palabras.
Despertar a las 7 y ponerse a estudiar no es lo mejor para la imaginación. Los nervios duraron hasta las 5 y media de la tarde y luego fue solo pensar en libertad, en jugar un rato y en no hacer nada. No hice mucho en la tarde, pero a la noche y con una merecida pizza, comencé a escribir.
Hasta qu me dio por buscar refranes en ruso traducidos al castellano, y algunos me asustaron un poco.
  • No son todos cocineros, los que andan con cuchillos largos -> El cazar es más que tocar el cuerno 
  • Ha venido la desgracia, abre las puertas -> Un mal siempre llama a otro
Y  al final no encontré la que buscaba. ¿Alguien que sepa ruso que me diga la traducción literal de como ellos digan "de perdidos al río"?
Y mientras sonaba superasturianos en la tele y yo tenía una colección de canciones románticas en grooveshark, di por finalizado el capítulo de Karina y Mara en el barco.
Cuando me puse a escribir la historia de Lorna y su familia descubrí que le había cambiado el nombre al hermano, pero no recordaba cuándo, así que David Campbell ahora es Liam Campbell y tengo muchas cosas que cambiar (y buscarle una imagen de referencia sobre su aspecto también me vendría bien jeje).
 Al final, cuando mis ojos me exigían una noche de descanso en condiciones, había escrito un sexto de la meta de julio (30000 palabras), y Lorna sacaba su faceta más directa con una madre un tanto... peculiar.
Recuento total:5053 palabras
Recuento del día: 1371 palabras 
 Día 4
Inicio: 5053 palabras.
Mi día de no hacer nada de ayer continuó esta mañana. Tenía que preparar cosas de la mudanza, la maleta y ducharme. Así que no escribí. Me peleé con una freidora, perdí y acabé pasándole el marrón a mi novio, y guardé botas y abrigos en una maleta, recogí la impresora... E iba a bajar a jugar al mus, pero me dio pereza, había mucha gente.
Así que nada, a escribir un rato. Acabé la escena que había empezado ayer con Liam y Lorna, y seguí centrándome en Jared, que lo tenía muy abandonado desde que le dediqué gran parte de su primer capítulo.
Por cierto, Jared es "tatuajes", de esta entrada en la que explicaba cómo rellenar una ficha de personaje, por si queréis ponerle cara, que tiene foto.
Y cuando llevaba unas 500 palabras más, paré porque recordé que aún me quedaba por escribir un par de cosas de mi memoria de prácticas.
Al final entre una cosa y otra, no escribí más, solo unas pocas palabras y acabé el día con 5566 palabras (jeje)
Recuento total: 5566 palabras
Recuento del día: 513 palabras
Día 6
Inicio: 5566 palabras
No, no me he equivocado. El sábado no escribí nada. Primero por la mañana estuve haciendo el premio, porque no me apetecía nada sacar el portátil, y por la tarde me fui a bañar al río. Volví a las 11 de la noche y como que no me apetecía ponerme a escribir, sino leer y cenar.
El domingo fue otra cosa, comencé a escribir un par de escenas que había escrito por la mañana y continué escribiendo sobre Jared. La verdad es que tengo muy claro como es, pero había hablado muy poco de él. Y cuando quise darme cuenta, mi búsqueda de google había sido: "Dibujos con sopa", pero seguía sin encontrar lo que buscaba, en fin, vamos a suponer que sí que hay gente con dotes artísticas capaces de hacer dibujos bonitos usando los fideos de la sopa. Un amigo hizo algo así con las natillas...
Al final la escena de Jared se quedo en unas 700 palabras redondeando a lo alto, pero como hay muchos saltos de escena en el capítulo, está bien.
Luego pasamos a Irina. Deciros que tenía ganas de esta escena es decir poco, pensaba añadir muchas cosas y mucha conversación, pero al final me ha quedado algo que me gusta bastante y además ha sido muy divertido. Me ha encantado la relación de los padres y creo que a pesar de haber escrito 3 familias distintas, son variadas en todos los sentidos. Espero que se note cuando se lea.
Por otro lado, el capítulo acabado. 7295 palabras en total a la 1 de la tarde. 
Por la tarde entre preparar el visado para la India (ah, sí, me voy a la india en Agosto, creo que no lo había comentado, puede que deje en modo vacaciones esa semana del blog, para no liarme la cabeza pensando cosas. Y si de golpe no vuelvo, morí) y coger la cartilla para las vacunas, se me acabó pasando la tarde.

Recuento total: 7295 palabras
Recuento del día: 1729 palabras
Día 7
Inicio: 7295
Hoy ha sido un día horrible, así que lo resumiré rápido, porque la verdad es que ando un poco medio pocha... Esta mañana estuve escribiendo la memoria que entrego mañana, y por la tarde, cuando estaba libre y podía escribir, me mareé, me agobié y es que no podía ni respirar sin sentirme mal. Al final no hice nada y me sentí tan mal que lo poco que escribí fue por la noche, a duras penas.
Esperemos empezar el día 8 con más fuerza.
Recuento total: 7522 palabras
Recuento del día: 277 palabras

Premios variados

Ni siquiera sé cómo taggear esto...
¡Buenas!
En primer lugar decir que aunque debería estar escribiendo como loca, entre la ventaja que tengo y que en el netbook no tengo scrivener y me da pereza ponerme a buscar el archivo de escritura, he decidido parar hasta dentro de un rato. Así que a escribir un ratete en blogger.
Y como al mirar vi que tenía 2 nominaciones al mismo premio, pues nada, tendré que hacerlo, aunque me da perezota.
En fin, los premios vienen de Naira de El juego de los errores, un blog en el que sube sus historias, reseñas y un poco de todo. Es como la suma de Delirios a Máquina con este blog jaja. La verdad es que escribe muy bien y tiene unos proyectos muy interesantes, así que deberíais pasaros.
Por otro lado me ha nominado también Malena, de Beautiful Dancing a la que no conocía y que además sube sus historias a Wattpad.Ay, tengo que retomar las lecturas de Wattpad...
Bueno, en fin, muchísimas gracias por los premios :)

Vientos de cambio {FanDrabble}

viernes, 4 de julio de 2014

Acabé el four by flash con algo que yo pensaba que iba a ser el relato para el reto de "Te robo una frase" que propone Ramón desde Jukeblog, pero no sé qué pasó a mitad que mis dedos decidieron tener vida propa y acabaron en esto.
Me di cuenta que era muy similar a la "esencia" de El Nombre del Viento así que decidí dar un giro total a la historia y volverlo lo que veis ahora. Ni siquiera sé qué habría pasado si no, pero bueno. Al menos escribí algo y fue entretenido. Aviso que carece de spoilers a no ser que los consideréis los nombres de las ciudades que aparecen en el libro y poco más.
Tras varios, varios años, se ha perdido la magia del mundo que Patrick Rothfuss nos presenta, se ha olvidado...
Pero no del todo.
{x}

Locked out of heaven {Drabble}

miércoles, 2 de julio de 2014

 ¡Hola!
Hoy he vuelto a escribir otro relato de Lethan, gracias a la canción de Bruno Mars y un largo viaje en el bus. Esta vez el pobre Lethan está sacando por fin su parte demoníaca, este ángel caído es un poco pícaro cuando se lo propone. 
Pronto acabo los exámenes y me centraré en el Camp NaNo, así que supongo que de los 2 días en los que publico, uno sea para decir cómo avanzan las cosas en La Molécula de la Discordia. ¡Deseadme suerte!
Y si queréis saber poco a poco cómo va avanzando la novela antes del día resumen, siempre podéis seguirme en la nueva página del blog en google plus (shameless self promotion que dirían algunos)
Por cierto, que haya escogido a Chace Crawford como portada no es una coincidencia. Él es mi Lethan, espero que os guste.




-Me haces sentir como si hiciera mucho tiempo desde que me expulsaran del cielo- Murmuré, las palabras salieron solas mientras Elisabeth subía conmigo en el ascensor. Ella llevaba tiempo sin hablarme, y tal vez las palabras no eran las mejores para volver a iniciar una conversación. Pero eran las palabras más ciertas que había pronunciado en una semana, así que, por mucho que deseé haberme mordido la lengua nada más haberlas pronunciado, era demasiado tarde. 
Ella se giró a mirarme. Tenía la piel blanca como una perla y hasta el más mínimo rubor se filtraba por sus mejillas con facilidad, incapaz de esconderlo. Y, aun así, aquel rubor distaba mucho de ser ligero. Sonrió, creo que intentando disimularlo, pero sabía que era imposible y dejó la curva de sus labios en una mueca de desconcierto.
-¿Qué?- Murmuró, me daba la opción de rectificar, la opción cobarde. Podía haber dicho que solo estaba traduciendo la frase de aquella conocida canción, o que practicaba... Pero no puedes pensar aquellas cosas cuando Elisabeth comenzó a inspirar con fuerza y los botones de la camisa se tensaron, dejando entrever parches de aquella piel porcelana. No podía pensarlo cuando sus labios parecían más rojos que el mismísimo fuego.
No podía dar marcha atrás, porque ya era demasiado tarde.
-Me has oido- Murmuré, alzando un brazo para acorralarla contra la pared del ascensor. Ella titubeó al principio, es lo que tienen los ángeles, van siempre tan despacio, viven con tanta inocencia en temas de amor... Yo nunca fui como ellos, pero ahora menos.- No sé qué será del ángel con sus alas blancas mirándote con inocencia, pero no es el hombre que ves aquí. Será la transformación a demonio o que has madurado. Pero nunca me he sentido así con nadie.
A medida que hablaba me dejaba pegar a su cuerpo. Sentí sus manos pegándose a mi pecho y creo que nuestros labios llegaron a juntarse. Necesitaba aquel beso con la misma necesidad con la que necesitaba respirar. Miré sus labios, rojos y húmedos, y de nuevo la poca fracción de su pecho descubierto y cómo se movía agitado. Sentí la brisa de su aliento en mis labios, haciéndome cosquillas. Sonreí.
-Pero yo no soy un demonio, Lethan.- Murmuró, haciendo que, de golpe, todo el hechizo se rompiera. Alcé la vista a sus ojos con la sensación de haberme encontrado los últimos minutos cubierto por una fina gasa blanca que volvía todo mas perfecto. Elisabeth tenía un brillo especial en aquellos ojos azules, divertida ante mi desconcierto.- Y hace tiempo que cerraste esa puerta.
Con un suave pitido, la puerta del ascensor se abrió y antes de que hubiera salido de mi estupor , la joven se escurrió bajo mi brazo y entró a su casa.
Respiré hondo, intentando serenarme, mientras las puertas volvían a cerrarse para llevarme a casa.
Y luego dicen que los ángeles no son malvados.