Vacaciones.

martes, 5 de agosto de 2014

¡Hola!
Siento haber desaparecido, pero la verdad es que no pensaba que volver a casa fuera tan duro. Llevo unos cuatro días horribles en los que casi ni he pisado mi casa, mucho menos el ordenador.
Así que, tras meditarlo y pensar cómo va a ser el resto de mi verano, he decidido optar por lo fácil.
Sí, el blog se va de vacaciones.
Ha sido algo fácil de decidir aunque no sé si lo cumpliré a rajatabla, el problema es que yo durante el curso no estoy en casa, tengo muchos planes pendientes y además tengo los sims 2 instalados en el ordenador. Es una mala combinación. Así que puede que me pase por los blogs, puede que ni siquiera tenga tiempo, y puede que me veáis postear. Esto ya no sé decirlo. Lo que si sé es que intentaré escribir y preparar cosas para el NaNo de noviembre, a ver si ya tengo un portátil decente con el que trabajar para entonces.
Y eso, es más que nada una entrada informativa para que no os alarméis en exceso por mi desaparición, que prometo volver con ganas a principios de septiembre :)
En fin, ¡que disfrutéis del verano!

Dear Diary: Adventure is out there.

sábado, 2 de agosto de 2014

¡Volvemos con otra entrada del Dear Diary! Voy con un poco de retraso, a ver si solapo alguna de las 2 entradas porque me pillan muy rápido. Bueno, pronto empezaré a perder relatos y ya me pondré al día con las entradas programadas.
Ya ando en Santander, y recuerdo que del 18 al 25 o por ahí no andaré que estaré en la India, así que os quedáis sin entradas.
El cielo azul esta adornado por un sol inmenso, brillante y reconfortante. Un muchacho corre por un camino de arena, levantando polvo, con una rama en la mano, hasta que llega a un río.

Querido diario.
¡Te lo has perdido! Papá me ha llevado al bosque, y me ha dejado hacer lo que quiera. Está bien hacer cosas de hombres, jeje. Si hubiese estado mamá, estoy seguro de que no habría podido subirme a los árboles o coger una rama y girar. ¡Fui un tornado! Ha sido increíble.
Al llegar al río me giré, mirando hacia atrás. Papá corría detrás mío y al cogerme por los hombros ambos hemos caído en el agua helada. Suerte que el río era profundo, porque si no papá tal vez se habría hecho daño. ¡Pero con ropa y todo! Ha sido genial.
Echo de menos a mamá, y sé que le gustaría haber visto esto, pero Papá dice que hacía muy bueno y nos estaba viendo desde el cielo. Espero que sea así, porque sé que le gustaría verme reír  tanto como lo hice hoy.
¡Ahora me voy a dormir!, aún nos quedan muchas aventuras por vivir, como mamá siempre decía.