Antología El Universo

lunes, 21 de diciembre de 2015



¡OMG OMG OMG!
¡No os vais a creer la pasada de antología que han hecho Ananda y Elleh! ¡Es preciosa!
Esta entrada es una mezcla de fangirleo y avisaros de lo bonita que es, y de que participé en ella pese a que me coincidió con el NaNoWriMo, lo cual ya es increíble, y me quedó algo medianamente decente, lo cual para mi es mejor.
Pero encima es que ES LO PRIMERO QUE LEE LA GENTE. Pero en serio Ananda, Elleh, no pensasteis demasiado, ¿no? Qué corte, qué vergu y qué todo cuando me he visto la primera de la lista. Luego la antología mejora, lo prometo.
Si, mi autoestima sigue bien, gracias por preguntar.

El diario de Lucía: la flauta dorada.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Si os preguntáis de qué va esto, yo también me lo pregunto un poco. Pero bueno, os voy a poner en situación.
Durante las últimas jornadas "minas tirith" vi en el navegador de mis primos la pestaña de popmundo. Ya sabía que mis primos son unos amantes de esta página, que yo de pequeña le había dado una oportunidad y me había rendido antes de empezar casi. Llevamos ya diez lecciones de las jornadas y casi desde ese mismo tiempo a mí me picaba el gusanillo de volver a hacerme una cuenta.
Y como veréis en esta entrada de Laura, soy procastinator furiosa, así que tenía que hacer honor a mi nombre.
Y me creé a Lucía Fossas Espalder, originaria de Barcelona, con un padre que la empuja hacia la economía mientras ella se rebela y sigue su sueño: ser una estrella... de la música clásica.
Supuestamente la gente con cuenta VIP tiene la opción de subir entradas a su blog. Pero yo soy pobre, así que me he decidido por algo más sencillo como escribir aquí. Así que iré escribiendo entradas como si estuvieran escritas por mi pequeña artista, como si fuera en su blog personal, para compensar. Espero que os guste, porque a mí me tiene muy emocionada la chiquilla.
 Y, sin más dilación, os dejo con Lucía.



Los segundos antes de entrar a un escenario siempre se me han hecho eternos. A veces es imposible olvidar el pasado, a tu padre gruñendo que le pondrás en ridículo, a tu madre callando, como siempre, porque seguir tus sueños es más difícil de lo que parece, sobre todo cuando careces de apoyo.
No quiero decir que mi padre no hubiera ayudado un poco a mi formación: me da casa, me paga la universidad, me compró mi primer instrumento musical. Pero eso no significa que tenga todo su apoyo. Si por él fuera me ponía a trabajar en su empresa y seguir sus pasos, dejando atrás mi sueño para siempre.

Discovery Writing o escribir a la aventura.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Durante junio y julio, mientras estudiaba, me puse de fondo Writing excuses, el podcast de radio de Brandon Sanderson & co donde hablan sobre diferentes aspectos de la escritura, desde el proceso creativo hasta la parte de editar. Aprendí muchas cosas, pero una que se me quedó muy grabada es lo que ellos llamaban el Discovery Writing.


NaNoWeek semana 4: depresión post-NaNo

martes, 1 de diciembre de 2015



Ayer a las 12 de la noche acabó el NaNoWriMo. Como sabíais yo ya tenía las 50mil palabras, pero aún así quería estirar un poco el número de palabras antes de tomarme un descanso de escribir para seguir corrigiendo y haciendo cositas pero no tan densas como es el NaNo y, en concreto, HSN. Creo que seguiré escribiendo a ratos esta novela, solo que no con un plan como el NaNo. Primero además tengo que resolver un poco el conflicto final de la novela, porque sé como quiero que acabe pero tengo que ver cómo llegó ahí y cuanto va a llevarme (seguramente 3 veces más de lo que diga, porque eso es lo que me ha pasado con esta historia durante el NaNo).

Se apoyó sobre el brazo de su hermano al caminar, notando las caricias en su hombro y sus intentos de consolarla. Pero no sabía si le dolía saber la verdad: que su familia seguía rota por la guerra, o ya había asimilado la cruda realidad.

Pero en fin, aquí vengo a deciros cómo ha ido esta cuarta semana y, como os dije, llegué a las 60mil, pero Santander trastocó mucho mi proceso de escritura, además que empezó la vagancia y la saturación a niveles muy elevados. Antes no me quedaba trabada en ningún capítulo pero, admitámoslo, fue acabar el reto y relajarme mucho, yo nunca había llegado al reto sin terminar la historia (Lhanda estaba empezada y la molécula de la discordia es una historia cortita), por lo que no sabía que después de las 50mil entras en modo saturación y necesitas descansar.