Navegando entre palabras II

lunes, 2 de marzo de 2015

La verdad es que no sabía si subir o no este fragmento ya que había ganado la ronda de la semana pasada (gracias a los que votasteis por cierto) y me daba un poco de cosita repetir. El caso es que lo escribí porque bueno, por qué no hacerlo, y me puse a escribirlo.
Pero la cosa se me fue de las manos.
Osea, aquí tengo solo las 200 palabras pero tras acabar de escribirlo me fui de sidras y la cabeza trabajó creando más de la cuenta. El caso es que en scrivener tengo otro fragmento de 400 y pico palabras y en google keep algo mucho más largo.
Se me fue de las manos, pero completamente. Es posible que acabe adaptando la historia a algo distinto, y así rescato a Nayde (personaje de rol por twitter que, desgraciadamente, acabó muriendo. Todos los roles por twitter mueren)
En fin, si queréis leer la historia desde el principio, podéis ir aquí. Si queréis ver lo que hicieron el resto de mis compañeras con mi historia, aquí está lo de mi ahijada Sheila y aquí lo de lo de M. A. Álvarez. Es sorprendente lo que 200 palabras pueden hacernos cambiar.
Ahora sí os dejo con mi fragmento.


 Podréis pensar que así acabó, que el chico listo y guapo se hizo con las suyas, pero cuando lo veía todo perdido un destello blanco emergió de mi propio cuerpo y un amuleto blanco absorbió el hechizo. Nunca había visto algo así pero claro que había leído sobre ello. Eran la encarnación propia de la magia, y permitían canalizar mucho mejor que una varita cualquier hechizo, casi solo sin pensarlo.
La sala entera se quedó muda. Ese era mi amuleto mágico, mucho más poderoso que cualquier varita, por bonita que fuera. Era algo que se creía extinto, olvidado. Hacía mucho que nadie era capaz de encontrar la fuerza para realizar esa invocación.
Y yo lo había hecho sin pensar.
Solté mi varita, ya no iba a necesitarla, y extendí la mano hacia el colgante, que seguía flotando frente a mi. Estaba caliente al tacto, y tuve que contenerme para no soltarlo de puro sobresalto.
Marcus dirigió una mirada rápida hacia la señorita Mountain, posiblemente pidiendo que detuviera el duelo. No se atrevía a enfrentarse a mí con un arma tan poderosa. Y yo tampoco, no sé cómo me tenía en pie.
- ¡El combate queda suspendido! Señorita Reval, venga usted conmigo.

Si queréis votar para la continuación de esta historia, no olvidéis pasar por el blog de Libros sin páginas

http://eepurl.com/8KSCX

10 comentarios:

  1. ¡Hola! No he leído el resto pero este fragmento me ha gustado mucho ^^
    ¡Un beso! Meri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ohh me alegra que te guste <3 Seguro que si lees el resto ves que hay varios relatos super chulos.
      ¡Un besín!

      Eliminar
  2. ¡Me encanta! pero.... dime que lo vas a continuar, ¿verdad?

    un besoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sííí, sí que pensaba continuarlo pero he perdido dos capítulos ;-; y me es muy triste ponerme a intentar reescribirlo... aunque puede que solvente algunos errores. Las partes importantes están pensadas pero necesito una trama para continuarlo xD
      ¡Un besín!

      Eliminar
  3. Una vez más, un fragmento con un final muy intrigante! Se me ocurre que debe tratarse de algo muy peligroso ya que la señorita ha decidido suspender el duelo...

    Sí que es verdad que resulta curioso leer en esta iniciativa como cada participante hace una versión tan distinta de las continuaciones. Es muy divertido.

    ¡Un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dijo la mujer que escribió un fragmento en el que hablan a la chica en su cabeza...
      A mi me encanta ver que cada uno tenemos una idea y podemos dar una historia común super entretenida, a pesar de nuestras diferencias. A ver con qué seguimos escribiendo.
      ¡Un besín!

      Eliminar
  4. Che tu! Claro! Un objeto más poderoso que una varita.
    Jo, siempre se te ocurren cosas ingeniosas.
    Me gustó mucho, como todo lo que escribes, ya lo sabes.
    Pero jo, no tenían que haber suspendido el duelo.
    Besoss


    <3

    ResponderEliminar
  5. Adelante, matamé. Llevo una eternidad sin pasarme por este preciosísimo blog y me presento casi un mes después :_(
    El final me ha dejado con ganas de más, ¿seguiras, seguiras, seguiras? Di que si, porfiiiii
    Un beso
    Lena

    ResponderEliminar