¡Dominio personalizado!

lunes, 19 de diciembre de 2016

¡Buenos días!

Hoy vengo con una entrada rapidita sin demasiado bombo, y es que... ¡Beyond a Writer's Mind ya tiene dominio propio!
Sí, así es. Al final me decidí a comprar un dominio para el blog, aunque solo sea por hacer bonita la página. También lo hice en Delirios, pero el dominio de esta web lo contraté desde hostalia ya que el primer año me salía tirado de precio y además tienen un tutorial para configurar tu blog con ellos. Aún ando configurando algunas cosillas, como los feeds, pero creo que mientras os redirigen al nuevo servicio así que no hay mucho problema.

La caja de zapatos.

jueves, 1 de diciembre de 2016

Hace tiempo Noëlle hablaba de una caja con recuerdos especiales y yo le comenté que no tenía algo así, que no tenía recuerdos guardados en una caja.
Mentía, aunque en ese momento no me diera cuenta.
Claro que tenía una caja de recuerdos. Una caja de la que os había hablado ya, una caja cuyo contenido os había descrito pero no os había mostrado su interior.


Hoy he vuelto a abrir esa caja, porque se acerca la navidad, y la sensación agridulce ha vuelto a salir, pero quiero hablaros de ella y de sus detalles bonitos, de todo lo que contiene en cada una de las figuritas. Así que os presento a la Gema sentimentaloide, os voy a contar una historia muy bonita sobre una caja de zapatos.
O lo que contiene en su interior.

Reviviendo Leyendas: lo que toca

miércoles, 30 de noviembre de 2016

El NaNoWriMo aún no ha terminado oficialmente, pero como sabéis ya lo he terminado y, como me llegó el pokemon luna, mi productividad se ha ido a la mierda, simple y llanamente. La primera semana de Diciembre, por si no lo sabéis, estará coronada por una visita a Santander y unas jornadas de Juegos de Mesa que pueden servir un poco para volver a poner orden a mi vida (y posiblemente desencadene que me descargue la aplicación para hacer tests del carnet de conducir en el móvil). Así que de escribir poco, pero creo que este parón es un poco necesario.


NaNoWeek Semana 3: escalonada.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Supongo que ver este Banner aquí hoy no sorprenda a nadie. Ya os dije la semana pasada que había ganado el NaNoWriMo y el domingo terminé de escribir con 50042 palabras. Sin embargo escribir todo eso es un palizón y entonces había decidido descansar.

Escribir el NaNo en 14 días tiene sus pros y sus contras. Te deja una sensación de liberación y al mismo tiempo te quita la presión y la necesidad de escribir todos los días. Bueno, y también ha sido una semana rara en mi vida.

NaNoWeek semana 2: Ganando por los pelos.

lunes, 14 de noviembre de 2016

¿Recordais cuando la semana pasada os dije que los word-counts de la gente me motivaban a escribir? Pues también lo hacen los fines de semana sola en casa sin nada mejor que hacer. Por si no lo sabíais (por el título de la entrada, mi perfil del NaNo o mis redes sociales) ayer acabé el NaNoWriMo tras pasarme el fin de semana sentada en mi escritorio salvando todas esas palabras que no escribi en Portugal.

Sí, digo por los pelos porque lo dejé en 50042 aunque seguramente si hubiera estado en un sprint habría escrito más. Pero, ¿sabéis ese momento cuando cruzas la meta de un maratón y toda tu adrenalina se agota drásticamente y te tiras en el suelo? Así estuve yo ayer. Solo que tirarme en el suelo significó ir a la nevera a por algo para celebrar mi victoria.

NaNoWeek: Semana 1 o persiguiendo word-counts.

lunes, 7 de noviembre de 2016



Creo que ya es bastante obvio que noviembre es el mes del NaNoWriMo y que cada semana estaré escribiendo acerca de como me ha ido. No hay otra, hay costumbres que nacen a la fuerza y esta es una de ellas. Como es obvio, yo os vengo a hablar de mi experiencia y de aquellas personitas que me han ido haciendo subir el word-count como la espuma.

Y es que este año ha habido mucha motivación por gente que conocía. El grupo de whatsapp del NaNo este año está que echa humo con la actividad y he visto a mucha gente muy motivada. El año pasado ya había sido una buena fuente de estímulo, pero creo que este año lo es todavía más.

NaNoWriMo 2016: Reviviendo Leyendas.

martes, 25 de octubre de 2016

Parece que cada octubre empiezo a sentir de nuevo el cosquilleo en las manos, el runrún en mi cabeza y la anticipación cuando un mensaje llega a mi buzón.

Sí, se acerca el NaNoWriMo, y, cómo no, voy a participar.


Creo recordar que este año empecé a planearla en septiembre, de golpe, tras volver a casa y darle vuelta a mil ideas, dispuesta a poner toda mi alma en este borrador.

To fall (at your feet)

lunes, 5 de septiembre de 2016

[aka: quitadme a mis OCs antes de hacerle más daño todavía. Sí, es una relación tóxica en muchos aspectos.]




Nuestros encuentros eran furtivos, extraños y cargados de ansiedad al terminar. El nudo subía por mi garganta y me oprimía los pulmones cuando me mordía el cuello con un fervor que solo era necesidad. No era hacer el amor, porque extrañamente lo que hacíamos podía confundirse con tal. Era dejar que nuestras frustraciones se hicieran patentes en uno de esos encuentros desenfrenados, antes de que él siguiera su camino de venganza y yo tratara de ponerle freno.

Eran pausas que él me pedía y no podía negarle. Podía ser todo lo malo del mundo, podía perpetrar horrores que me rozaban, que me rompían, que me dañaban, pero era sentirle venir y mi cuerpo se detenía, mis fuerzas se escapaban y lo único que quedaba de la joven buscando a su amigo de la infancia era la adulta que lo había encontrado demasiado roto como para poder sanar.

Trapped

miércoles, 10 de agosto de 2016

[Aka. cuando quieres rolear una OTP no muy sana con otra persona pero ella ya tiene su OTP no sana en mente y tu no te lo puedes sacar de la cabeza así que sueltas tus feels en forma de one-shot. Espero que se entienda sin contexto.]


Hacía tiempo que él venía cada noche a mi cama, casi desde que le seguí a otra región, casi desde que caí en las mismas manos que le habían enterrado a él, haciéndole marioneta de actos que no quería llevar a cabo. Venía, porque sabía que le recibiría con los brazos abiertos y le acariciaría hasta dormirnos. Porque sabía que era la única que besaría sus heridas sin ánimo de abrirle otras. Porque era la única dentro de aquel mar de oscuridad que parecía emitir una luz.
Y yo caía. Caía porque eran sus labios los que me habían susurrado una pista en primer lugar, porque había sido él quien me había salvado la vida. Porque, inevitablemente, él me había arrastrado a esa sima en la que me encontraba y no podía salir… No quería salir. Sus manos bajo las sábanas buscaban algo más que simple sexo desenfrenado, buscaban caricias y besos y abrazos en los que poder dormirse. ¿Y yo no buscaba algo parecido? Después de haber crecido con alguien que siempre se había aprovechado de mi, cuyas caricias eran fuertes y sus mordiscos se quedaban por días en mi piel, pasar a sentirme querida del mismo modo que yo cuidaba de él era algo que agradecía, que apreciaba.
Pero no era amor.

El godmodding y metagaming

viernes, 13 de mayo de 2016

El otro día os hablaba de Keyra y el rol hipermegaintenso que me daba la vida, y hoy, en parte, quiero hablaros de nuevo de él porque me causó muchas horas de sufrimiento y duda sobre cómo cerrar y abrir una nueva trama, y creo que, además, es un problema que no solo afecta a los roleplayers y nos puede pasar también a los que escribimos.

El problema es que estuve a punto de cometer metagaming para intentar no joder al otro personaje con mis acciones.

Cómo ser un buen roler.

lunes, 9 de mayo de 2016

Hace un día, curiosamente, ocurrió un milagro en una de mis cuentas de rol en twitter: tres personas me abieron rol con Keyra (a la pobre no la quieren mucho habitualmente). Y, aunque agradezco tener con quién rolear, si estáis atentos a mi twitter habréis visto que uno de ellos ha sido un rol tan intenso que me ha tenido horas pegada a la pantalla esperando una respuesta que tardaba 3 minutos en llegar.

Supongo que eso quiere decir que la otra persona lo estaba disfrutando tanto como yo, y eso es genial (sobre todo porque yo lo estaba disfrutando mucho). Y luego, al ver los otros dos roles, que me están dejando más bien fría (bueno, uno no, con uno me río mucho igualmente), he decidido hacer esta entrada y explicaros lo que creo que en este primer rol hicimos bien frente a lo que me frustra de los otros dos.

La profesión del escritor.

miércoles, 23 de marzo de 2016



Hace unos días coincidió que andaba por el centro de oviedo buscando un regalo para mi padre (por el día del padre y eso) cuando en la librería del centro de la ciudad se daba la presentación de una novela. Salí al escaparate para leer disimuladamente de qué se trataba (porque acercarme a leer de qué iba el libro cuando estaba la autora y toda su familia para felicitarle como que no). Y bueno, en realidad no tenía nada mejor que hacer y tenía frío, así que cogí asiento disimuladamente al final del todo y me dediqué a escuchar.

Aunque muchas cosas de las que hablaban me chirriaban como protoescritora (como ese hombre al que le gusta corregir, ¿a quién le gusta corregir?) y lectora (no hacían más que encajonar la novela dentro del género fantástico, al que luego llaman cajón de sastre donde se mete lo que no encaja en el resto, cuando la autora definía la novela como realismo mágico), lo que más me dolió fue cuando estaban hablando de escritores que se dedican "profesionalmente" a la escritura, o que escribían con cierta frecuencia.

¿Borrar el 10% de tu novela al revisar?

miércoles, 9 de marzo de 2016



Hoy vuelvo a hablaros de otra cosa que aprendí en writing excuses, aunque había leído hace tiempo al respecto. Es una "ley no escrita" de la revisión en la que te recomiendan que cortes el 10% de las palabras de cada escena a la hora de revisar.

¿Por qué? Supuestamente es un método de eliminar la basura que añadimos a los primeros borradores y que en realidad no aporta nada a la historia, así como el exceso de descripción o narración. Pero, ¿qué pasa con aquellos que escriben de manera escueta?

Blogs Colaboradores Ronda IV

miércoles, 2 de marzo de 2016

¡Hola chicos!

¿Os acordáis cuando yo dije que era organizadora de una iniciativa llamada blogs colaboradores? ¿Aunque luego pasara de ella porque ansiedad y exámenes y familia no son una buena combinación? Pues vamos a hacer una cuarta ronda, ya que lo estáis pidiendo. Yo intentaré ayudar con la organización, pero no creo que participe a no ser que pueda organizarme del todo yo misma.
Pero sí que voy a pasaros la información que me mandó Sara de la ronda, para que podáis apuntaros si queréis. Podéis leer su entrada aquí también, y responderemos ambas las dudas de la iniciativa.

Cambios en la iniciativa

Esta vez vamos a probar a publicar una entrada con toda la información de la ronda antes de que nadie se apunte para que, si lo hace, sea con todas las consecuencias. Es decir, las fechas se publicarán antes de que la gente se apunte para que así cada uno sepa si va a poder cumplir los plazos o no y si se ve que el tema puede gustarle e inspirarle o no.

Ya sabéis que es una iniciativa abierta, en la que cada uno puede participar en las rondas que quiera. Puede no participar en esta pero sí en la siguiente, puede cambiar de rol en función de sus obligaciones académicas, laborales, personales…

Hemos pensado en ampliar las rondas un poco. Dejar 2 o 3 días de margen antes de comenzar para que a los escritores les dé tiempo a pensar en su historia  y 2 o 3 días después de cortesía por si alguien ha tenido algún problema con las entregas. Pero ese último día se termina la ronda y quien no haya publicado su historia o reseña queda fuera por esa vez.

Información para la cuarta ronda


TEMA: Esta vez el tema de fondo va a ser la supervivencia. Puede plantearse como una distopía, como una crítica social, una historia de aventuras, histórica, un drama con moraleja… Ya sabéis, lo que queráis.

Pero además, como sabemos que os gustan los retos vamos a añadir algo más, y es que debe de aparecer algún fragmento (ya sea uno o varios) escrito en forma de diario. Es decir, que aparezca/n página/s de un diario escrito por algún personaje que tenga relevancia en la historia (principal o secundario del pasado o del presente).

Calendario

*En realidad en esta ronda los escritores tendríais casi dos semanas para pensar en la historia, pero bueno, para la siguiente lo perfeccionaremos. A pesar de ello, los capítulos tienen que publicarse dentro de la ronda, es decir, a partir del día 7, aunque los escribáis antes.

Para participar en la siguiente ronda

No olvidéis leer las bases de la iniciativa.


¿Y la tercera ronda?


La tercera ronda quedará incompleta porque no vamos a esperar más, ya han sido unos cuantos meses de margen y si vuelvo a ir detrás de la gente seguramente por mi parte abandonaría la iniciativa, porque no tengo ni tiempo ni ganas.

Intentaremos hacer las entradas de recopilación como más buenamente podamos.

Y el PDF esta ronda no lo vamos a crear. Ya a partir de la 4º va a ser una característica de la iniciativa y en él estarán todas las historias con sus respectivas reseñas. Así que a partir de abril comenzaremos a subir los PDFs a los blogs para que a los lectores les sea más cómodo.

Por último, recordar a los participantes que sabéis que si ocurre algo demasiado importante durante la ronda podéis hablar con Gema o conmigo y buscamos alguna solución. Pero si algo es realmente importante, no por falta de tiempo porque en ese caso, ya sabíais de antemano que no ibais a tener tiempo. Somos flexibles, pero hasta cierto punto porque si no esto no funciona.

Esperamos que lo comprendáis.

Esta es toda la información de la ronda. Cualquier duda que tengáis no olvidéis compartirla conmigo o con Sara, y espero que podáis disfrutar y olvidar la mala experiencia de la tercera ronda de la iniciativa (tal vez noviembre no fue un buen mes, con exámenes a la vuelta de la esquina...)

¿Os ha quedado todo claro? ¿Tenéis alguna idea para la historia de la iniciativa?

El diario de Lucía: TENGO UNA CITA.

viernes, 12 de febrero de 2016

¡Holahola!
El domingo es San valentín y yo he querido subir una entrada medio romántica para seguir con la historia de Lucía, que voy muy atrasada con ella. La verdad es que estoy alterando el orden de los acontecimientos según como pasaron en popmundo, pero no pasa nada porque todo acabará en el mismo sitio. Ah, y en unos días pienso actualizar el índice de personajes con los de las nuevas historias, no worries.
Sobre la entrada, hoy Lucía tiene una cita y os escribe justo antes de salir hacia allí. ¿Qué tal le irá?



TENGO UNA CITA.
Osea, respira Lucía, no es para ponerse así. Solo es una cita para devolver unos apuntes y poco más, pero tengo una cita con mi crush. Sé que debería pensar en la gira mundial y esas cosas (por cierto, está en marcha, hoy me han llegado las primeras propuestas y eso hace que tenga que pedir evaluación a distancia. No os imagináis la de gente que hace estas cosas a lo largo del curso, no solo las chicas con padres con influencia, al parecer).
Pero volvamos a lo importante.
La cosa comenzó así. Tras unos segundos de nerviosismo mientras el teléfono sonaba, escuché que alguien descolgaba al otro lado entre jadeos.
— ¿Diga?— Por su tono de voz estaba fatigado y yo empecé a sonrojarme, imaginándome la peor situación posible. Aun así logré recomponerme rápido.
— ¡Hola! ¿Eres Antonio? Soy Lucía Fossas, de clase de canto— Pregunté, casi de carrerilla, llevaba un rato pensando qué decir. Tras unos segundos de titubeo, añadí.— Me prestaste tus apuntes.
— ¡Ah, es verdad, Lucía!— Sonreí nerviosa al escucharle decir mi nombre, como si no fuera uno de los más comunes de españa, como si no se lo hubiera dicho tres segundos antes.— Perdona que esté tan disperso, me pillas en el gimnasio.
Yo ya suponía que alguien como él tenía que ir al gimnasio. Ese cuerpo no podía ser solo por obra de la naturaleza.
— No pasa nada, hay que cuidar el cuerpo tanto como la mente.— Comenté, preguntándome para mis adentros por qué había dicho tal estupidez. Me apresuré a cambiar de tema antes de perder puntos con él.— Te llamaba porque ya he mirado tus apuntes y te he añadido un par de cosas que había tomado y tu no. Muchas gracias por prestármelos.
— No es nada, gracias por completar los míos.— Tuve que contener un chillido de emoción, ¡me había dado las gracias!— ¿Quieres tomar algo antes de ir a clase? Así me los devuelves.
Estoy segura de que en aquel momento mi corazón se detuvo y perdí toda facultad sensorial de mi cuerpo que no fuera el oído. Se repetían esas palabras una y otra vez. Me había propuesto quedar.
— ¿Lucía?— Preguntó Antonio. ¿Cuánto tiempo llevaba con la cabeza ida?
— ¡Ay sí! Claro que me gustaría. ¿Dónde quieres quedar?
— Ensayo en un local cerca de la universidad, si quieres te mando la dirección por whatsapp y nos vemos ahí sobre las dos, después de comer.
— Perfecto, nos vemos allí entonces. No te canses demasiado en el gimnasio.
Le escuché reír al otro lado de la línea, haciendo que me temblaran las piernas.
— Es un local público, Lucía.
Me morí de la vergüenza, no había querido que malinterpretara mis palabras.
— ¡No quería decir eso!
No supe si llegó a escucharme, porque no dijo nada y pronto se colgó. Pero algo es seguro: tengo una cita con Antonio Arasa, y llevo media hora en ropa interior pensando qué ponerme.
Y a este paso voy a llegar tarde, así que… ¡voy a dejarlo ya! Si alguien me ofrece consejos de moda os estaré eternamente agradecida, algo casual pero que resulte elegante. Ay dios, mi armario está lleno de ropa de concierto, necesito ir de compras cuanto antes.




Lo que he aprendido de "70 trucos para sacarle brillo a tu novela"

lunes, 8 de febrero de 2016

Hace un par de fines de semana Gabriella Campbell puso gratis en amazon su ebook "70 trucos para sacarle brillo a tu novela" y gracias al grupo del NaNo, me enteré a tiempo para obtener el libro gratis. Me venía de perlas porque ando ahora mismo con el proceso de reescribir  la novela (aquí os explico por qué no lo llamo editar o corregir) y de verdad que acepto cualquier ayuda que me venga.

Pero como tal vez no os enterasteis, os quiero decir lo que me pareció el libro, y qué trucos son los que yo voy a aplicar (comentando por encima, no con la profundidad del libro) para que os preguntéis si os merecerá o no la pena conseguir el libro.

Así que hice caso a las instrucciones para usar el ebook y me senté a la extraña luz de febrero que se colaba por mi ventana, con el libro delante dispuesta a apuntar todo lo que me viniera bien para Lhanda. Y sí, con esta entrada abierta. Así que, allá vamos.

Os aseguro que bebí algo que agudizase mi concentración y no alcohol. Quiero un premio.


En los primeros siete trucos básicos de escritura la autora nos comentaba que son necesarias varias revisiones durante la corrección de un texto. Ella las distribuye entre estilo y problemas estructurales o de coherencia, ortotipográfica y una final. Yo hice (estoy haciendo) exactamente eso, así que yay me! parece que el leer por internet antes de empezar con la corrección me llevó por el buen camino. Como os he comentado más veces es un proceso largo. Ella la verdad es que corrige a medida que revisa, pero yo prefiero anotar primero una revisión general y luego corregir los fallos de corrido, pero cada cual es un mundo en ese sentido.

Pasando a una corrección de estilo, de entre sus consejos he optado por fijarme en las formas verbales que uso en la escritura, y optar más por las formas activas frente a las pasivas. Dentro de los verbos, también me alegra ver que se opta por unos tiempos verbales simples y sencillos, algo en lo que creo que me fijaba, pero no lo tengo muy claro, ahora seguro que me fijo más.

¡Y las muletillas! Eso es algo que creo que uno solo no va a reconocer con facilidad, pese a que me de cuenta al verlas de párrafo en párrafo. Acabemos con el monopolio del "sin embargo", señores.

Por no deciros que hay un apartado para el leismo y sí, me lo he grapado en la frente. Seguro que aún así se me escapa algo. Suerte que tengo a Martín para gruñirme cada vez que lo digo mal.

Además, el libro da trucos sobre el contenido del texto, y no solo el estilo. Nos habla del sentido de lo que escribimos, esos momentos en los que una escena nos parece muy bien escrita, hasta que le toca a otro leerla y no entiende nada. Para ello nos recomienda leer en voz alta o, como escuché hoy en writing excuses, cambiar el tipo de letra al texto para volver a fijarse bien en lo que hemos escrito, y darnos la ilusión de que el texto "no es nuestro". Otros de los trucos que tendré en cuenta son el ritmo (¿hay suficiente acción en la novela? ¿mucho romance? ¿tengo que borrar tantas escenas como creo?) y los personajes, siempre tengo la sensación de que mis personajes hablan y se comportan igual, o se comportan de forma incoherente o, incluso, de un modo aburrido, y espero poder revisar todo esto con el ebook como guía.
Esto me hace gracia porque me olvidé que Surina tenía los ojos verdes. Bueno, y porque el texto es gracioso.

También el libro me ha introducido el término datadumping del que creo que investigaré más. El datadumping se define como saturar al lector con datos excesivos que no vienen a cuento en la trama y del que creo haber pecado alguna vez, así que como sé que tengo un par de escenas así en Lhanda, quiero tenerlo bien mirado para cuando me toque revisar esas escenas.

Como podéis ver al final es un libro muy completo, con tantos trucos que al menos alguno tiene que servirte por la fuerza, y que bueno, gratis me ha dejado muy buen sabor de boca, pero por dos euros tampoco me habría muerto por comprarlo (aunque algunas cosas se pueden encontrar por internet, para qué mentir).

¿Vosotros habéis leído el libro? ¿Cuáles son vuestros trucos a la hora de corregir?

Reviviendo Leyendas IV. Siempre hay un pero

miércoles, 3 de febrero de 2016

 ¡Buenos días!

Ya iba siendo hora de volver a traeros un capítulo de Reviviendo Leyendas (pronto le crearé un índice a la historia, I promise). Además he decidido revivir un poco mi wattpad (el otro día leí mucho en blablacar y me picó el gusanillo) y he empezado a subirla, así que si preferís leer la historia allí, podéis.
Pero bueno, a lo que nos atrae. Nayde está cambiando un poco su aspecto ahora que se acercan los duelos públicos, sabiendo que una buena imagen puede servirle tanto como un buen hechizo. ¿Qué tal le irá en su prueba final?



Al finalizar los exámenes, mi matrícula en orígenes de la magia me consiguió un puesto entre los diez mejores estudiantes de la academia. Lina y Kevin se habían quedado a las puertas, aunque un par de profesores habían visto sus aptitudes para la creación de canalizadores y les había puesto en contacto con una buena empresa. Me sentía bien por ellos, pero eso significaba que dejaban la academia mientras a mí todavía me quedaba una serie de duelos para obtener el título a mejor estudiante (y su correspondiente varita último modelo, lo cual me motivaba bastante).

Pensé que iba a sentirme sola, cuando me enteré que mi madre pensaba ir a visitarme a la academia, para recoger las cosas de mi habitación y prepararme para abandonar el que había sido mi hogar durante tanto tiempo. Decidí darme un buen baño para la ocasión, me corté el pelo con uno de los hechizos que había diseñado una compañera como proyecto final, y fui consciente de lo mucho que había pasado de mi aspecto en una semana. El espejo seguía devolviéndome una mirada marrón cubierta de cansancio que parecía suplicar por dormir durante al menos un mes.

El cuento de nunca acabar

lunes, 1 de febrero de 2016

Hoy he reescrito todo el prólogo de Lhanda.

¿Veis? Pone second draft :D

Digo reescrito porque no sé qué quedará de lo que yo escribí por primera vez hace eones, así que no me atrevo a llamarlo corrección. La verdad es que tenía menos cosas señaladas que fuera a cambiar, pero mi problema radicó en que, empezando a cambiar una, lo siguiente empezaba a carecer de sentido y, aunque algo se mantiene (la esencia, por ejemplo, y gran parte de los diálogos) he cambiado mucho más de lo que creía.

El diario de lucía: Clases de canto

martes, 19 de enero de 2016

En realidad quería haber escrito aquí antes para deciros que solo en relatos he escrito 53mil palabras a lo largo de 2015, sin contar las más de 50mil que escribí en el NaNoWriMo. Pero al final pensé que escribir sólo para eso era una tontería, y como no estaba motivada para nada más que no fuera estudiar y jugar al sunless sea, lo dejé pasar.

Pero ya está, voy a ver si retomo esto ahora que parece que la presión en mi pecho se alivia un poco, aunque sea momentáneo antes de que el estrés vuelva a asolar. Popmundo me viene bien para estos días porque me consume media hora de mi vida y ya. Sobre todo ahora que mi personaje está de gira, pero este fragmento de su diario es de antes. Sí, hoy toca otro fragmento de "el diario de Lucía".

Es de cuando conoce a su primer amor. La pobre todavía no sabe lo que este hecho va a hacerle sentir, pero lo sentirá mucho, y muy fuerte, y espero que os guste conocer un poco más de ella.

¿Cómo os va tratando el año? Espero que genial, y suerte a los que andéis de exámenes.


A pesar de haber dejado el conservatorio (aquellos conciertos que no dicen nada, el estar perdida en un mar de gente, la sensación de vacío, de saber que allí no voy a alcanzar mi sueño) sabía que necesitaba seguir ensayando y aprendiendo. Por suerte para mí, la universidad pública ofrecía cursos de música a un precio aceptable, por lo que no dudé en acercarme y pedir presupuestos para un par de clases. Me acabé quedando con canto, pues algunas de las canciones que conocía tenían una letra muy bonita y seguro que con algún efecto podía grabar mi voz y mi música al tiempo…

Pensaba demasiado rápido, lo sé. Yo solo soy una don nadie con unos pocos contactos (¿he contado ya que mi padre ha dicho que, de estrellarme, que lo haga a lo grande y me puso en contacto con una productora?) a punto de hacer su primera gira. Sí, suena grande, suena muy grande, yo todavía siento temblor en las piernas y ha pasado más de un mes desde la noticia.

Pero no estaba pensando en eso. Y en realidad no pensaba en mis clases. Voy a ser sincera con el público de este humilde blog y decir que, en realidad, lo hice por un chico.

¿Sorprendidos? Tengo 16 años y las hormonas revolucionadas, no deberíais estarlo.