Entradas

Entrada destacada

Calendario de concursos para escritores

Imagen
Aquí parece que entro de ciento en viento para deciros cosas, pero la verdad es que no he dejado de escribir. O no mucho. Sigo usando Dabble, como os comenté que iba a empezar a hacer, y estoy encantada. Pero no venía a hablar de eso, por el título de la entrada supondréis de qué va la cosa, pero he querido dejar un pelín más de hype antes de mostraros lo que llevo haciendo desde hace poco más de diez días.

Visto así, me he deslomado mucho para completarlo todo en tan poco tiempo, pero es que cuando me obsesiono, lo hago bien. Pero en fin, al rollo.


¡He creado una web con información sobre concursos de escritura!

Ta-daaaa~

Escribir fuera de word: 3 apps de escritura para este NaNoWriMo.

Imagen
Desde el primer NaNoWriMo, allá en 2013, cuando descubrí Scrivener me di cuenta de lo mágico que era aquel programa, tanto a la hora de escribir distintas escenas, guardarlo todo en capítulos o añadir datos sobre la trama y los personajes y tenerlo todo dentro de un mismo documento. Fue terminar noviembre y usar mi descuento de ganadora para hacerme con el programa, y desde entonces ha ido poco a poco desbancando a word a la hora de escribir cualquier cosa.

Sin embargo, con el paso del tiempo mis necesidades han cambiado, y los programas que uso, también. Sigo usando mucho Scrivener, pero ahora os voy a hablar, aparte de él, de otros dos programas que he descubierto al cotillear las páginas del NaNo.

Así que, sin más, comenzamos.

Will you feel better? {Relato corto} [TW: sangre]

Imagen
[You're getting sadder, getting sadder, getting sadder, getting sadderAnd I don't understand, and I don't understand...]
Listen- On repeat [Could have happened here]
Hay veces en las que una noche perfecta se rompe en un instante y no hay marcha atrás, una herida que se abre con tanta fuerza que no hay caricia que la cure. El escozor de un labio hinchado en una mueca de lástima que uno quiere ocultar.

Katya se miró al espejo del cuarto de baño, intentando reconocerse en el reflejo. Los mechones rojos de su cabello se pegaban a su piel blanca, contrastando en sus mejillas y confundiéndose con los arañazos y el morado de aquel moratón que empezaba a aparecer en su pómulo izquierdo. Lo peor era su labio inferior, el corte que dejaba una pequeña línea de sangre que goteaba hacia su mejilla. Se había interpuesto casi sin pensar, desoyendo el consejo de huir. No podía dejar que Sho sufriera por ella, no quería causarle dolor a un desconocido que le había tratado tan bien, y antes …