El cuento de nunca acabar

lunes, 1 de febrero de 2016

Hoy he reescrito todo el prólogo de Lhanda.

¿Veis? Pone second draft :D

Digo reescrito porque no sé qué quedará de lo que yo escribí por primera vez hace eones, así que no me atrevo a llamarlo corrección. La verdad es que tenía menos cosas señaladas que fuera a cambiar, pero mi problema radicó en que, empezando a cambiar una, lo siguiente empezaba a carecer de sentido y, aunque algo se mantiene (la esencia, por ejemplo, y gran parte de los diálogos) he cambiado mucho más de lo que creía.


Y no sé por qué me asusta tanto cambiar. Estoy muy contenta con cómo ha quedado todo el prólogo ahora, y la verdad es que me ha gustado volver a escribir con mis bebés. Me ha parecido que ahora que tengo un poco más clara la historia he sabido transmitir un poco más sobre los personajes, teniendo en cuenta que el prólogo salió de un sueño y no tenía muy claro cómo iba a ser nada, ahora todo se intuye mucho más. Los contras de escribir a la aventura y los pros de la corrección.

Lo peor de todo es pensar que cuando acabe esta revisión tocará volver a empezar porque he cambiado tanto que habrá que volver a hacerlo y... ¿cuándo acaba esto? Creo que cuando ya estás desesperada y con ganas de morir, y en mi lecho de muerte le diga a mis nietos "tomad, quemadlo, ya no me gusta otra vez"



Suena a algo digno de mi epitafio.

Bueno, menos melodramas. Hoy estoy contenta conmigo misma, porque sí, el prólogo era cortito, pero al menos he avanzado algo (aparte de la revisión, que me ha matado bastante) y veo la luz al final del túnel...


Aunque el túnel sea un poco como la carretera Santander-Oviedo y éste solo sea el primero de muchos. Seguiré informando.

¿Cómo son vuestras correcciones de texto? ¿Cambiáis tanto como yo, o soy especial?

4 comentarios:

  1. Hola! A ver, te entiendo perfectamente porque yo también me pongo a leer historias de cuando empecé y noto la diferencia en como escribo ahora: esa forma de narrar, esos diálogos, etc. He cambiado muchísimo, pero salvo correcciones ortográficas (yo siempre fui de las mejores en clase de Lengua porque no cometía muchas faltas, pero cuando empecé en la escritura me di cuenta de que había cosas que se me escapaban y andaba siempre en el diccionario de la rae xD) y por correcciones de coherencia, todo lo demás lo dejo igual.

    Cuando empiece con De Corazón, pero sobre todo cuando empiece con Grelot (que la escribí en 2009) no voy a cambiar lo escrito, sino que voy a continuar donde lo dejé. Me gusta que el lector pueda darse cuenta también de ese cambio de estilo, que no tiene porque desmejorar la historia, a lo mejor el lector ni se da cuenta. Pero me daría pena borrar esas 32 mil palabras que tengo de cada una de las dos historias que te dije.

    Ya me he alargado jajaja, ¡un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Edith!
      Yo la verdad es que me disponía a corregir contenido, no a reescribir, pero la cosa se me acabó yendo de las manos. Pero no me arrepiento.
      Sí, he cambiado de estilo, hay frases y escenas mal logradas así que, ¿y qué si las cambio? Si sé que puedo hacerlo mejor no voy a no hacerlo sólo por nostalgia. Quiero ver a donde puedo llegar ahora y si para eso tengo que reescribir, reescribiré. Hoy llevó demasiadas horas con writing Excuses como para no pensar de este modo jajaja
      De todos modos te deseo mucha suerte con tu corrección y a ver en qué acaba :3
      ¡Un besín!

      Eliminar
  2. Yo cambio lo que creo que sobra, lo que veo que no me gusta y ese tipo de cosas, y suelo cambiar bastantes cosas jeje. ¡Así que te entiendo! Estoy deseando leer lo nuevo, aunquee reconozco que aún no terminé de leer lo que tienes en wattpad D: (porque sigue estando ahí ¿no? XD)

    ResponderEliminar
  3. Creo que es completamente normal que el resto de la historia cambie. Odio corregir y releer, se me hace muy pesado, pero el resultado merece la pena. Puede ser el proceso más agobiante de todos, es como si nunca llegaras al final.
    Si hay alguien a quien le guste editar a fondo que levante la mano... No sé, yo creo que su existencia es un mito. xD

    ¡Ánimos con ello! ;)

    ResponderEliminar