Discovery Writing o escribir a la aventura.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Durante junio y julio, mientras estudiaba, me puse de fondo Writing excuses, el podcast de radio de Brandon Sanderson & co donde hablan sobre diferentes aspectos de la escritura, desde el proceso creativo hasta la parte de editar. Aprendí muchas cosas, pero una que se me quedó muy grabada es lo que ellos llamaban el Discovery Writing.



En su momento descubrir lo que hablaban de ello me hizo pensar en hacer una entrada pero como estaba estudiando me contuve y dejé que el tiempo pasara, hasta que casi me olvidé por completo de ello. Sin embargo en tumblr (fuente de inspiración por excelencia, ya os lo dije mil veces y no me cansaré de hacerlo) un día vi un post hablando de webcomics y la preparación para ellos. Había gente hablando de que ellos empezaron a escribir a la aventura, otros que decían que tardaron años en buscar toda la información que les parecía importante, hasta que un día se cansaron y dijeron "ya" y comenzaron a trabajar. Ambos llegaron a la misma conclusión: empieza tu proyecto cuando creas que debes empezar.

Mucha gente escribe con guión. Yo muchas veces escribo con guión. Sin embargo, otra gente escribe lo que le viene a la cabeza y va encajando todas las piezas con calma, releyendo y recordando todo lo dicho. Ambos procesos están bien, ambos procesos son válidos. Si tu te sientes cómodo con un guión, escribelo. Pero si ves que no te hace falta tener nada escrito, entonces también es genial.

Por ejemplo, mi historia del NaNo, esa que os he ido hablando varios días, fue escrita sin guión. Sabía por dónde iban a ir los tiros porque tenía una idea de qué quería escribir, sabía, cuando terminaba una escena, que había otra enlazada con eso, pero tenía que llegar a ella. Y no tenía un guión ni sabía lo que los personajes querían hacer. Al final, siempre hacía lo mismo. Me ponía a escribir, dejaba que la idea fluyera un poco, y después veía que había llegado al punto al que quería llegar. Otras veces ya iba con la idea pensada, pero no lo hacía con un guión ni una base de datos acerca de la historia y el mundo completa a mis espaldas. Worldbuilding? ¿Qué es eso?

Creo que muchas veces nos dejamos llevar por las masas. Mucha gente hace guiones y creemos que es la regla, que no eres un escritor hasta que no haces el guión de tu novela. Pero a mi me gusta sorprenderme también. Muchas veces avanzo sin guión, apuntando solo escenas clave, y luego recalcando cosas que sé que más adelante van a tener importancia. Se llega a tener una historia de este modo también. Y no por ello es mejor ni peor.

Sé que mucha gente cuando está escribiendo el guión se emociona y quiere empezar a escribir. Yo les invitaría a ello. Porque la escritura también implica diversión, y si te sientes obligado a hacer algo que no te apetece (un guión) tal vez deberías ignorarlo. Además, los primeros borradores requieren siempre revisión, tengan guión o no. Así que, ¿por qué no hacer aquello que nos apetece?

Aunque no seáis de los que os guste escribir sin tener idea de a donde os llevará, yo creo que es una experiencia que deberiais probar. Porque el discovery writing es lo más parecido a leer lo que has escrito, es parecido a cuando los personajes se escapan del guión que has hecho, pero todo el rato. Y para cuando quieres darte cuenta sonríes satisfecho al ver hacia dónde ha ido la historia, cerrando el portátil y levantándote con ganas de más.

Porque a la mañana siguiente, te esperan muchas sorpresas.

Y vosotros, ¿escribis a escribir un guión para todo? ¿O preferís que la sorpresa guíe vuestro destino?

4 comentarios:

  1. ¡Hola! Interesante entrada, Gema. Yo nunca he escrito con un guión predefinido, a no ser que la historia requiera que prepare uno para no olvidarme de ciertas cosas importantes. Prefiero escribir a la aventura y, aunque a veces se me escapan algunas cosas en el primer borrador, en ocasiones (como en el caso de mi obra Ritual) sé bien cómo conectar todo para que quede uniforme y sin cabos sueltos. Lo bueno de los primeros borradores es que, hagamos o no guiones, siempre podremos cambiar lo que no nos guste.

    En fin, me ha gustado mucho esta entrada ^^

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo también creo que un guión no es obligatorio, pero que en algunos casos, si es recomendable, especialmente si lo que vas a escribir es muy largo o enrevesado. Al menos a mi me ocurre, aunque soy la persona más despitada del mundo XD
    Un beso
    Lena

    ResponderEliminar
  3. Yo prefiero sorpresa.. jaja Aunque desde el primer momento sé cómo va a empezar y cuál va a ser su párrafo o su frase final de la historia.
    Yo suelo hacer guiones una vez que voy avanzando con la historia, porque en el fondo me gustaría ser más organizada y que no todo sea caos... pero al final, siempre empiezo y nunca los acabo y mi caos se hace más grande... En fin, un desastre!!

    Contigo siempre aprendo interesantes podcasts, me lo apunto este y lo busco.

    Muchas gracias por la entrada.

    Un besooo

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Interesante tema. Siempre me han sugerido esto de los guiones. Es la certeza de tener todo armado lo único que he aprendido en mis clases de escritura y televisiva, sin embargo, jamás he podido llegar a ponerlo en practica -salvo cuando nos han pedido que los presentemos como trabajo final y nos costaba aprobar la materia así xD-. Sinceramente, soy muy espontánea en ese sentido. Me siento a escribir cuando tengo la idea y la dejó plasmada en papel. Aunque he de decir que no soy sumamente organizada para todo. Si bien, a la hora de armar la novela voy capítulo a capítulo, hasta eso, voy escribiendo capítulos o escenas salteadas que ya luego, voy ordenando de tal forma que quedan enlazados y sin nada suelto.

    Más, el guión es un recurso que hasta la fecha, siento que no va conmigo. En buenahora a los que les sirva, claro, pero yo estoy bien así.

    Gracias por compartir esto.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar