Una vez al año {Drabble}

miércoles, 8 de febrero de 2017

[Algunos trenes pasan solo una vez al año... pero es dificil no subirse a ellos]



A veces los viajes de tren se pueden hacer eternos, incluso en pequeñas distancias. Media hora solo, pero los pies se le empezaron a enfriar mientras un nerviosismo previo a la emoción subía por su pecho. Entre sus manos quedaban varios libros, apretados contra su pecho como si fueran tan valiosos como su vida y cualquier rasguño que recibieran pudiera partir en dos su alma.

Por la ventana podía ver el paisaje verde intenso sucederse a gran velocidad, intercalando árboles con pequeños pueblos donde un par de pasajeros se unían al tren. El asiento de su lado seguía vacío, por lo que la mochila que llevaba era su compañera de viaje. Dentro había otro libro, una toalla y una cámara de fotos dispuesta a guardar recuerdos de todo lo que pasase a continuación.

Ansiosa, con los pies vibrando para que su nerviosismo se escapara por alguna parte de su cuerpo, decidió leer para distraerse. Pero no llegó a terminar la primera frase del libro cuando llevó la vista al móvil, a los mensajes que iban llegando y anunciaban un día imposible a punto de realizarse. La sonrisa se coló en sus labios, ensanchándose más de lo que parecía posible para las primeras horas de la mañana. Pero no se esfumó mientras respondía, ni mientras miraba por la ventana con inquietud y expectación, esperando ver a lo lejos la silueta de una ciudad que empezaba a conocer como si viviera en ella.


Al fin distinguió las primeras casas de ladrillo, un aparcamiento que alguna vez había utilizado, y la parada de la estación se fue acercando lentamente a medida que el tren detenía la marcha. Estaba de pie antes de que las puertas se abrieran, con el corazón latiéndole con fuerza y los pies dispuestos a correr hasta llegar a su destino aunque sus zapatillas no aguantaran la carrera. Se colocó bien las correas de la mochila sobre sus hombros, comprobando que la botella de agua no había goteado todas sus cosas, y cuando las puertas se abrieron casi salió a la carrera, frenándose el tiempo suficiente para abrir las puertas de salida de la estación con el ticket del tren.

Se detuvo a la puerta, tomándose unos segundos para asimilarlo todo. El aire allí era más húmedo, y se notaba una pizca de salitre en el ambiente por la cercanía del mar. El sol comenzaba a salir entre nubes blancas, calentando su rostro y siendo consciente de la poca crema solar que tenía encima. No le importó, y todavía abrazándose a sus libros como si la vida dependiera de ello, siguió caminando entre calles con adoquinado antiguo, callejeando lejos de las principales. Sabía a donde iba, y cuando llegó a la plaza del ayuntamiento el ambiente y su propio cuerpo le recordaron que quedaba poco para llegar. Las zancadas se volvieron más rápidas, y aunque algunos pudieron intrigarse por ella, poco le importó. Subió una cuesta lateral y a la vista de los primeros puestos de madera la ilusión llenó su cuerpo, erizando su piel y enturbiando un poco su vista.

Al pie del primer puesto estaban ellos, sus amigos. Un grupo de gente a los que veía una vez al año en un evento que giraba en torno a la literatura que los había unido. Algunos se dieron cuenta de su presencia y la misma emoción que la envolvía a ella los contagió, salvando las distancias emocionados y juntándose en un abrazo que solo sería el primero de muchos. Parecía que no se hubieran separado, que siguieran compartiendo ese cariño tras un año sin verse, pero en parte era así. A veces es dificil salvar las distancias, pero ellos sabían que merecía la pena.

Si solo había una oportunidad al año para verse, que fuera en el Celsius.

8 comentarios:

  1. TE COMO ES GENIAL LLORO LOS FEELS T__________________T ♥♥♥

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la descripción de los paisajes, los lugares por los que va pasando y las sensaciones que producen. Tengo que ponerme al día con este reto T_T
    Al menos sí voy bien con el de Blogs colaboradores :P
    Buen relato.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fácil cuando visualizas lso recuerdos, pero me alegro que te gustara. Si he podido transmitir eso es que hago algo bien :)
      ánimo poniéndote al día y suerte con blogs colaboradores.
      ¡Un besín!

      Eliminar
  3. Hola Gema:

    He estado curioseando por tu blog y me gusta mucho, por tanto, me quedo por aquí :)

    Y sobre este relato, es muy claro en la exposición de los sentimientos de la protagonista, los momentos previos al reencuentro con quienes ve una vez al año. Es lo que tienen los eventos literarios, a los que somos aficionados nos despiertan una profunda emoción ;).

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Claudia!
      Me alegra que hayas podido conectar con el relato y lo hayas vivido también. Es un poco triste cuando ves tan poco a gente que quieres, pero merece la pena.
      ¡Un besín!

      Eliminar
  4. Me encanta porque yo misma he sentido las cosas de las que hablas en el relato, así que me resulta muy cercano <3 Me gusta mucho cómo has descrito ese nervio, esa emoción de los reencuentros con amigos a distancia. Muy bonito, de verdad.

    Que, por cierto, este año iré por primera vez al Celsius *^* Qué ganas tengo de que llegue.

    LuverC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaay me alegra que os sintáis identificados. Y quiero verte en el celsius, así que avisa.
      ¡Un besín!

      Eliminar