Escribiendo: el fantasma del Lhanda

viernes, 27 de mayo de 2011

"Yo, Clarya Umbra, era una bruja. Una hechicera cuyo mayor mérito era su habilidad para realizar un hechizo de invisibilidad y mantenerlo durante toda la mañana. No tenía ni idea de para qué me querían, ni por qué era tan importante, pero no pensaba averiguarlo dejándome capturar. Se lo estaba poniendo difícil, y lo haría más.
Seguramente muchos en mi situación ya habrían escapado. Pero yo no podía. No podía, por varias razones. La primera era que estábamos en pleno vuelo, y no era una bruja especializada en volar. Otra era que la tripulación entera vigilaba toda posible salida del barco para impedirme escapar. Había una tercera razón, la que yo consideraba más vinculante, que era el hecho de que mi mejor amiga se encontraba a merced de ese grupo de secuestradores y ladrones de vidas que apenas se merecían mi aprobación.
Pero… es tan divertido verles buscar un fantasma."

Así se define Clarya a sí misma y su perturbador problema. La joven está encerrada en algo parecido a un dirigible con cubierta, dirigible al mando de un joven de unos 20 años. ¿Conseguirá escapar de sus adversarios? ¿O será capturada y encerrada, y a saber?
¿Puedes verme?
La historia surgió de un sueño super raro en el cual era invisible para mucha gente. Eso, combinado al libro que me estaba leyendo, de género steampunk, y la optativa, en la que no solía hacer mucho, dieron lugar a Clarya. Su descripción física, junto con la de Daimen, fue hecha con mi gomadado (una goma con números que uso para elegir opciones cuando no tengo idea de algo), pero me gustó el resultado. Hasta he encontrado una imagen de Clarya, bastante elegante, en un baile de máscaras en... uysh, mi primer spoiler...
Y ya que está aquí de "dibujo presente", supongo que cabría describir un poco a Clarya. Se me hace difícil describir la actitud de un personaje, simplemente sé lo que haría o no haría en cada situación. Ella simplemente busca lo mejor para Surina y ella. No puede apartarse de Surina porque ella lo ha dado todo por Clarya, y sería injusto que la dejase sola ante el peligro. Es bastante leal en ese aspecto.
En verdad Clarya no es rica, si ha pagado el billete para ir en ese dirigible ha sido porque no tenía más remedio. Era el único pasaporte a un mundo mejor. Es una joven de clase media que aspiraba a un futuro más sustancioso. En parte gracias a la magia. Al principio parecía un don... Hasta que llegó la Ley.
La Ley, el decreto, se encarga de capturar vivas a las brujas. Poco más se sabe de ello. Son entregadas a una legislación, y no se vuelve a saber de ellas. Tampoco se indemniza a la familia. Por puro temor, Clarya huye, dejando atrás su hogar, a sus padres, sus amigos... Y quedándose únicamente con Surina y un libro de hechizos. Cabe decir que el libro, en este instante, está confiscado y Clarya no tiene acceso a él.
Ahora Clarya está atrapada en ese dirigible, viendo salidas a cada parada, y siendo incapaz de escapar... ¿Lo logrará algún día?

2 comentarios:

  1. ¡¡Ya puedo comentar!!^^
    Pues la verdad es que me gusta mucho como se define a si misma Clarya (suena un poco extraño ¿no? XD)

    La verdad es que tu historia es de las más originales que he leido y lo que más me gusta es que nos dejas capítulo a capítulo con intriga, sin saber que puede ocurrir... Y me gusta que en tu blog comentes detalles de tu historia^^

    ResponderEliminar
  2. Es una linda historia en verdad que Clayra como personaje tiene muchisima fuerza es asombrosa!! y el lugar de origen es muy original y cool!!

    Me alegro muchi escuchar mas del pasado de Clayra, aunque es aun algo misterioso me interesarian mucho los detalles ya que amo!! a este tipo de personajes!! y que mas puedo decir es mi fic favorito asi que jajajaja me gustaria saber muchisimo sobre ella!!!

    ResponderEliminar