Hello, Miranda

miércoles, 18 de mayo de 2011

¿Y si tus sueños estuvieran en una botella, y sólo tuvieras que descorcharla?

"The age of Miracles has passed away" As Dexter Palmer would say in "the Dream of Perpetual Motion", a steampunk novel in which a not so distant future is presented as a world without magic nor miracles. In a word: dull.
Our world lost its magic the day machines were created. The day we could have our heart's desire fulfilled for less than nothing.
Decades before, in "the age of miracles", people seemed happier. Miracles existed in the shape of dreams of a distant land, or anything. Because dreams were hard to reach, lands were distant.
But even Dexter Palmer says we have to listen to the music of the world instead of its noise. We do not have to, because dreams have left, sit and stare. Because even in the era of machines, there is still room, perhaps, for miracles.

"La era de los milagros ha muerto" como dijo Dexter Palmer en "el Sueño del Movimiento Perpetuo" un libro steampunk en el que un futuro no muy distante se nos muestra como un mundo sin magia ni milagros. En una palabra: soso.
Nuestro mundo perdió su magia el dia las máquinas fueron creadas. El día que pudimos tener el deseo de nuestro corazón cumplido por menos de nada.
Décadas atras, en la "era de los milagros", la gente parecía más feliz. Los milagros existían en la forma de sueños de una tierra lejana, o cualquier cosa. Porque los sueños eran difíciles de alcanzar, las tierras eran lejanas.
Pero incluso Dexter Palmer dice que tenemos que escuchar a la música del mundo y no a su ruido. No tenemos, porque los milagros se hayan ido, que sentarnos y mirar. Porque incluso en la época de las máquinas y los aparatos electrónicos, todavía hay espacio, tal vez, para los milagros.

Gracias a este texto ahora me preguntan si creo en los milagros cada vez que hay un imposible. Es un ensayo que hice en inglés y que me ha creado una reputación.
Creo que es bonito iniciar el blog con ello, porque quiero recalcar que los milagros existen, en formas pequeñas, grandes, de personas, de brisas de aire.
Los milagros son esas pequeñas cosas que te animan el día. Ya sea una canción, un colgante o un rayo de sol, ya sea un recuerdo. Un milagro es esa cosa que hace que tu parte racional vaya a paseo un rato, que detenga la lágrima antes de salir del ojo. Un milagro es un imposible que se hace posible ante tus ojos. Coincidencias. A veces se le llama suerte, como al saber.
Hace unos días fue un milagro llegar a la clase de inglés y encontrarme con que podía utilizar toda la información de "el sueño del movimiento perpetuo" para algo productivo. Algo imprevisto que me hizo sonreir mientras pensaba en acercarme a mi profesora y plantarle un beso (la verdad es que un milagro es que no lo hiciera). Coincidencias, ya que me había levantado aquella mañana y tras desayunar me senté, encendí el ebook y volví a leerme el final (hice spoilers, pero que se fastidie).
Un amigo no hace más, desde que mi querida profesora de inglés tradujo y leyó en voz alta el ensayo, que preguntarme si creo en los milagros.
Y sí, existen los milagros, al parecer. En la forma de colgantes con forma de estrella con estrellitas dentro. O al menos, ese ha sido mi milagro de hoy.

2 comentarios:

  1. Supongoq ue no existen los milagros que nos venden cuando somos niños. Pero de los otros, de los pequeños... esos a diario
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre habrá algún milagro que nos anime el día, la cosa es tener ojos para verlo.
      Gracias por pasarte ^^
      Un saludo :)

      Eliminar