Al apagar la luz

lunes, 6 de junio de 2011

Las horas habían pasado mientras leía, afuera se veían pequeños puntos de luz, mostrando la ciudad a oscuras. Mi cuarto apenas estaba iluminado por la tenue luz de la mesita de noche, que alumbraba el libro con suficiente intensidad como para averiguar qué era cada palabra. Cerré el libro, suspirando. Había acabado el capítulo y, aunque quisiera más, el sueño y la necesidad de despertarme temprano me lo impedía. Llevé mi mano al interruptor de la lámpara. "La verdad es que..." comencé a pensar, apretando el botón.
Se hizo la oscuridad.
- Mierda...- Me incorporé de nuevo, encendiendo la luz y sacando del cajón cuaderno y bolígrafo...

La verdad es que, si lo piensas bien, esto parece una historia, pero no pretendía eso. Es que me he dado cuenta que es en el momento en el que me arrebujo bajo las sábanas y extiendo la mano para apagar la luz, justo en el mismo instante en el que aprieto el interruptor, cuando se me ocurren las mejores ideas (o al menos en mayor cantidad) y tengo que volver a encenderlo, incorporarme, sacar bolígrafo y papel y apuntar la idea. E incluso así, puede que tenga que volver a levantarme. ¿Soy solo yo, o es la maldad de nuestro subconsciente la que nos juega esas malas pasadas?
Sin embargo, por mucho que esté acostumbrada a estas cosas, mi reacción es siempre diferente. Hay veces que apago la luz pensando algo, doy varias vueltas y finalmente me resigno, enciendo la luz, lo apunto, y puedo dormir tranquila. Esa idea podría decirse que en los 15 segundos entre pensarla y apuntarla ha llegado a un momento de maduración máxima.
También está la idea súbita, que en verdad únicamente se me ha ocurrido una vez. Tumbarme con una sonrisa de satisfacción en los labios, pensar en la historia que acababa de escribir, y rápidamente incorporarme mientras decía "verdes! son verdes!". Creo que ese es uno de los días que quedará marcado en mi memoria para la posteridad... qué risa xD
Finalmente están las ideas consecutivas, como la que me ha llevado a hacer esto. Ayer al dejar el ebook sobre la mesita de noche me encontraba, para variar, hablando conmigo misma. Lo sorprendente fue que dije algo interesante, y nada más apagar la luz tuve que volver a encenderla, apuntar la frase y volver a apagar la luz. Entonces, en ese mismo instante, surgió otra idea. Me entraron ganas de sollozar mientras volvía a encender la luz, y me quedé unos segundos con ella encendida no fuera a darme de golpe otra idea.
Pero lo que sorprende más es uno de esos días en los que no tienes una sola idea por la mañana, y de golpe, al acostarte, te golpea como un balde de agua helada. Es como si nuestro subconsciente decidiera descargarse antes de irse a dormir y soltara la idea, se pusiera en standby, y no nos dejara a nostros hacer lo mismo hasta escribir la idea en un papel, a riesgo de perderla en caso contrario.
Aquí viene ahora mi duda existencial. ¿Os ha pasado esto también, o simplemente es que el mundo me odia y no quiere dejarme dormir en paz? Se agradecerían comentarios que resuelvan solvieran dudas existenciales, muchas gracias =)

2 comentarios:

  1. Tranquila, que no eres la única, a mi también me ha pasado: nada mas acostarme, al rato de acostarme y en alguna que otra ocasión recién levantada que no se ni como me llamo pero se me ocurre algo medio brillante XD.
    También escuchando música, dando un simple paseo, hablando con alguien, viendo la tele (bueno, aparentemente viéndola pero mentalmente estoy en mi mundo jaja) y corriendo cojo cualquier papel en sucio (que luego lo guardo como oro en paño) para escribir la historia o continuación de alguna.
    Yo en mis historias, siempre en el preciso instante en el que me imagino una historia es el principio y el fin, lo único que me queda por inventarme es el desarrollo, así que para el desarrollo, cuando tengo varias ideas y demás, hago un pequeño resumen de lo esencial de lo que ocurre (luego a la hora de escribir siempre vienen pequeños detalles que en un principio no se te han ocurrido).
    Bueno, pedazo comentario te he escrito... ya te dejo en paz que debes de estar harta de leerme jaja.
    ¡Nos vemos!

    ResponderEliminar
  2. Gema!!! cielos sabes, a mi tambien suele pasarme asi, no necesariamente antes de acostarme sino cuando veo la television, estoy leyendo o simplemente al ver un dibujo, me entra de golpe y es ahi en donde comienzo a desencadenar una serie de situaciones, historias y demas, al principio solo jugueteaba con ellas en mi mente y las dejaba ir, pero se fueron haciendo tantas que me tuve que comprar una libreta para anotarlas. Despues las leo, las junto o las estructuro mejor y Ta da!! obtienes mis dos historias que llevo hasta ahora, no te preocupes por como pasa, tu solo relajate y deja que las ideas estallen, despues de todo tu eres la autora de mi historia favorita y una muy buena amiga!!!

    ResponderEliminar