NaNoWeek Semana 3, vagancia y spoilers.

martes, 24 de noviembre de 2015

Si alguien se sorprende al ver este banner es que no leyó la entrada anterior, donde ya os decía que había alcanzado las 50000 palabras en esta tercera semana. Pero bueno. La verdad es que en la tercera semana coincidió mi ausencia de tiempo con mareos y cosas que me hicieron perder las ganas de escribir de manera constante, además que había llegado a puntos donde no sabía cómo avanzar rápido. Todavía me estoy reponiendo de eso, pero sin embargo estoy empezando a tener cada vez una idea más clara de cómo avanzar en la novela para ir escribiendo. Total, el reto está terminado, ¿no?

Ha coincidido que la tercera semana tenía mucha carga de estudios, pero nada que me impidiera ponerme a escribir a ratos. He aprovechado para probar también el funcionamiento de evernote, ya que uno de los premios del NaNo son tres meses de premium, y así hacerme a la idea de si me interesa o no. Teniendo en cuenta que Google Keep ha dejado de funcionar en mi tablet, yo diría que sí me interesa, pero bueno.


NaNoWeek: Semana 2 o mi primera bajona.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Escribo esta entrada a miércoles 18, un poco tarde para la semana 2, cuando en realidad pensaba haberla escrito ayer y si me conocéis en twitter veréis que ya he superado las 50000 palabras (pensaba no hacer spoiler y me he dado cuenta que es inviable si quiero añadir una foto de las estadísticas). Sin embargo y aun así, voy a contar solo desde el día 9 hasta el 16. Y el resto ya os enteraréis la semana que viene. Como no he terminado la historia, solo el NaNo, pues seguiré haciendo entradas. La historia no termina a las 50mil, ni de coña.

Pero bueno, por partes. El día 9 pegué un buen estirón. Me había ido a dormir dándole vueltas a una escena de la historia que tenía muchas ganas de escribir, lo que me hizo motivarme y sacarla con facilidad. Le siguió una escena que se estaba escribiendo sola mientras yo observaba casi anonadada cómo se iba desarrollando, y tuve que hacer una pausa porque no podía centrarme. De ella ya os hablaba en la entrada anterior, y después me costó un poco seguir escribiendo, pues nada me parecía que iba a estar a la altura. Pero el NaNo no se trata de escribir una historia perfecta que no requiera revisión. Se trata de plasmar ideas y escenas que te gustan y sabes que quieres escribir, y hacerlo sin preocuparte por si están bien o mal. Para eso luego revisarás.
Algunas escenas las saqué mejor que otras, obviamente, pero cuando acabé ya tenía 28719 palabras.

Y a partir de ese momento, tenía algunos bloqueos mientras escribía. Seguramente fueron cosa de no tener un guión que seguir y andar cambiando cosas, ya os dije en la entrada anterior que sentía que eso me estaba frenando. Y es verdad. Los cambios del guión mental que yo tenía me estaban frenando, las escenas no fluian tan rápido al no estar planeadas con anterioridad. Me bloqueé en una escena de persecución y lucha, y estuve un buen rato dándole vueltas a como llevarla. Tampoco es que sea la mejor que haya escrito y seguramente me de dolor de cabeza solo pensar en revisarla, pero tengo que hacerlo. Aún así, y forzándome a acabar esa escena para dar paso a la siguiente, llegué a 32000 el diez de noviembre.


NaNoWeek: Semana 1

lunes, 9 de noviembre de 2015


Por si no lo sabíais, empecé el NaNoWriMo, ya una costumbre desde hace tres años. La verdad es que no hice entrada hablando de ello porque seguía debatiéndome entre dos historias por escribir casi hasta que llegó el día 2 (el día 1 estaba en barcelona y Brezo me hizo prometer que no empezaría hasta que volviera a Oviedo). Aunque sí que es cierto que una de ellas solía ganar más veces, y fue la que inscribí en el NaNo y finalmente la que empecé a escrbir.

Se trata de mi primera primerísima historia. Esa que nos hace empezar a escribir, normalmente tiene muchas escenas cliché y, al menos en mi caso, acabas abandonando en un cajón, pero no olvidando del todo. Es la historia de Aysha, el personaje que fue mi pseudónimo desde que empecé a escribir y que ha acabado también quedándose en mi nombre en las redes (GemAysh). Está muy cambiada, cierto, pero la base y mis bebés están ahí. Años creciendo en mi cabeza y ahora crecen en el papel.