Otro año que se va...

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Hoy, 31 de diciembre, cumplo 21 años. Ya soy legalmente capaz de beber en cualquier parte del mundo, aunque creo que me siento cada vez más pequeña.
O que no crezco, y soy como Peter Pan. Sigo siendo la misma persona, con el pelo teñido de Henna, con un piercing en la oreja. Pero sigo siendo la chica que escribía hace 3 años sobre un libro que le gustó mucho, el primero largo que se leía en inglés por su cuenta, el que desencadenaría un poco todo lo que era el blog.
Pero no voy a ponerme a ver qué es todo lo que ha pasado alrededor en todo ese tiempo. Fueron muchas cosas. Algunas duras, otras geniales. Algunas se han ido, otras ahora están lejos, y algunas las sigo sintiendo muy cerca.
Creo que este año voy a decidirme a hacer el reto del tarro. Empezar el año con un tarro vacío y llenarlo de todas las cosas buenas que me vayan pasando. Os animo a hacer lo mismo.
Sin embargo, recuerdo muchas cosas buenas que han pasado este año, aunque algunas duelan. Así que voy a intentar recordar todas las buenas. Espero no dejarme a mucha gente fuera.
  • Recuerdo haberme ido con Martín a un Spa, a celebrar con mucho retraso nuestro segundo aniversario. Sobre todo recuerdo esa cama en la que no nos tocábamos de lo grande que era, casi morir en la sauna, y el postre con peta zetas.
  • Recuerdo muchas tardes jugando al mus, y mañanas. Recuerdo que un simple "baja al bar" me animaba las mañanas.
  • Recuerdo la ilusión que me hizo aprender a coser heridas, aunque seguramente a las ratas no les gustase tanto, sobre todo por el fatídico final que tenían. También recuerdo a la salamadra, aunque por desgracia no sobreviviera con la herida en el vientre que tenía. La pobrecita.
  • Recuerdo las partidas de rol entre amigas. Ya sé que no debo abrir las puertas aunque mis padres me lo pidan, sé que mi Hipo es un desastre (como el de la peli, pero mi dragona siempre me saca de apuros, o me mete en ellos) y que Nymeria está destinada a vivir en un mundo en el que no rolea porque cada rol en el que entra sucumbe. También sé que podemos lograr salir todos vivos de algo imposible como es la guardia de la noche española, que las rimas de Brezo son lo mejor del mundo, y que una partida de cuatro horas puede acortarse si yo soy dada un papel importante y los dados no acompañan la situación. De mis andaduras por twitters roleros también debería agradecer a Mumu estar ahí siempre, incluso a Ramón, que nos unió a todos aunque ya no aparezca tan a menudo. Y a mi Astrid, que aparece de vez en cuando y se va, pero que siempre se me quedan en el corazón. Sois de lo mejor que me ha pasado en este 2014, sin duda alguna.
  • Recuerdo el oceanográfico, las risas, lo bien que me lo pasaba, que no me importase despertar a las seis de la mañana para ir a pasar el día allí. Recuerdo el día en el que vi delfines, cómo cazaban y venían a jugar a la proa del buque oceanográfico en el que estaban, y recuerdo a Aurora y yo gritando ilusionadas como si hubiéramos rejuvenecido quince años..
  • Recuerdo la carrera que me metí para conocer a Brandon Sanderson en el Celsius. Como miraba a Brezo y le repetía a Martín que la conocía. Recuerdo la odisea que fue recoger el piso tras volver. Recuerdo la odisea que fue al día siguiente volver desde Santander hasta Avilés para la firma con Patrick Rothfuss, cuando ya sí que hablé con Brezo. Y gracias a que perdí la vergüenza, lo que me estaba perdiendo ;)
  • Recuerdo el Hitode. Es un velero sencillo y mira que nos ha puteado, que he perdido un anillo allí y casi pierdo a Nautilus en un cubo de agua en su interior, por no hablar del incendio. Pero la ilusión que le hace a mi padre lo compensa todo.
  • Y recuerdo la india. El puñetero calor las horas de bus, los mosquitos, a Naia y a mi tiradas en la cama buscando wifi, la comida y el curry. Recuerdo la excursión seguramente mejor de lo que me lo pasé, sobre todo porque es un sitio precioso pero costó verlo de lo rápido que íbamos. Y por el estrés de no beber agua del grifo y similares.
  •  También recuerdo las tardes hablando de libros con mi madre. La verdad es que estoy muy agradecida por sus gustos literarios, siempre es bueno tener alguien con quien hablar.
  • Siguendo con mi madre, recuerdo la sorpresa que nos dio en nochevieja cuando apareció con un cigarrillo electrónico colgado del cuello. Y la sorpresa que me llevo yo, que, aparte de dejar de fumar, ha logrado ahorrar 1300 euros en un año.
  • Y también recuerdo las barbacoas con mis amigas, los días de no hacer nada juntas. Recuerdo las risas, los comentarios y los cotilleos. Y los echo de menos al mismo tiempo. María, vuelve de erasmus. 
  • Por no hablar de los días de cine con Raquel, o Lottie, o Baymax, o todo. Y cuando se quedó en casa y nos pusimos juntas a jugar a Bioshock. Muchas gracias por acompañarme al cine cuando Martín no quiere.
  • Y de Lucia, o Katia, o comoquieras llamarte. Como me alegra haberla conocido, y que se quedara en casa. Ahora es mi habitación secreta, o puntos suspensivos, y espero que esté ahí en el 2015, porque gracias a ella, ahora soy un poquito más feliz.
También hay muchas cosas que he hecho a lo largo de este año. Poco a poco añadir cosas a la lista está bien. No me voy a centrar en el ámbito académico porque es un poco desastre, aunque aún esté a tiempo de arreglarlo. Me centraré en el resto.
  •  Escribí La Molécula de la Discordia. En un año. Comencé en el NaNo de Julio (un poco antes, pero el grueso fue ahí) y la acabé en el de Noviembre (porque cierto portátil no era sumergible). Fue increíble, sobre todo porque yo a veces para esto de escribir me lo tomo con demasiada calma.
  • Escribí aproximadamente 80mil palabras entre relatos cortos y derivados. Creo que voy a crear un proyecto de scrivener cada año con "relatos 2015" para ver cómo voy llenándome de cosas escritas y animándome, que siempre pienso que no hago nada, pero 80mil palabras de relatos no está mal.
  • Seguí la revisión de El Fantasma del Lhanda, que ya iba siendo hora, y me veo más capacitada para darle a esta historia lo que se merece.
  • Hice nosecuantos pulpos de amigurumi, un Loki y dos ballenas. Y, sobre todo, hice feliz a la gente con esos relatos.
  • Me apunté a grandes proyectos, conocí a bloggers que me han cambiado la vida, que me han hecho reír y han logrado un lugar en mi corazoncito y en mi casa. Y ojalá siga conociendo gente así por mucho tiempo. Ojalá siga dragoneando con Ananda (que deberíamos seguir dragoneando) y haciendo chorradas por el grupo de Hermes, siguiendo las aventuras de Daphne y Liz, por no hablar de mis reivindicativos bloggeros, que están como una cabra pero, ¿y lo bien que me lo paso?
Y a nivel del blog, hay muchas cosas que hice. No quiero ni pensar en la de seguidores que he ganado y en la ilusión que me hace ver comentarios nuevos y saber que bueno, os importan mis locuras/mis relatos. Muchas gracias a esos más de 100 seguidores que ya están conmigo, por vuestras visitas, los comentarios y por todo en general, porque es verdad que un blog no vive sin comentarios, que un sitio cerrado se abandona, pero uno con las puertas abiertas, como es beyond, está lleno de vida, y me hace muy feliz. Prometo que al acabar los exámenes volveré con las pilas cargadas a tope y tendréis al menos otro año para cansaros de mi.
No tengo ningún propósito claro de 2015, porque no me he puesto a pensarlos. Quiero seguir escribiendo, seguir aquí, hacer algunos viajes, llevar bien la uni (JA) y llevar adelante el ployecto flamingo (¿top secret de momento?), por poner unos pocos. También me debería sacar el carnet de conducir, a ver si estoy en verano en Santander el tiempo suficiente para desquiciarme y sacármelo. Pero, al final, lo único que le pido al 2015 es más tiempo con la gente que me importa, y con aquellos que puede que no conozca y me importarán. Que al final, si no comparto lo que me pasa con los que me importa, no sienta igual.
Así que espero que este año comience con fuerzas, que lo que no mata te hace más fuerte y que todo lo malo queda atrás. Saca adelante solo lo que vaya a fortalecerte y a hacerte mejor persona. Hoy comienza el borrón y cuenta nueva por excelencia, y es hora de hacerlo de verdad.
Así que, ya sabes, con cada campanada, echa de tu vida algo que no quieras, y deja dentro sólo lo que de verdad te importa.
Feliz 2015 a todos los que me leéis, y a los que no. A ver si este año podemos cambiar algo. Cada minúsculo grano de arena cuenta.
Un besazo enorme, y cuidado con las uvas.

9 comentarios:

  1. Desde luego has tenido un año inolvidable, pero ¿sabes que es lo mejor? Que puede que este que viene tenga muchas más cosas buenas por delante y logres llenar hasta los bordes ese tarro (la idea es chulisima, yo también quiero hacerla ;D). Que todo puede mejorar, aunque no lo creamos y tú te mereces todas la cosas buenas del mundo, porque a tus lectores les haces felices con tus palabras cada vez que publicas, y eso para nosotros, no tiene precio.
    Y por parte de esta bloggera te deseo un muy feliz cumpleaños, que el año que viene también pueda felicitarte y un fin de año lleno de magia e ilusión, porque gracias a ti he logrado descubrir un rincón lleno de textos e historias magnífico que me ha hecho soñar y viajar a lugares que nunca pensé que llegaria.
    Muchisimas gracias por todo Gema.
    Un beso gigante
    Lena

    ResponderEliminar
  2. ¡Feliz año nuevo!
    Por lo que se ve, ha sido un gran año para ti. ^^ ¡Me alegro mucho!

    Este año a principios comencé a hacer el reto del tarro, pero solo hice un par de meses y luego ya me olvidé de el.. jajaaja ¡Soy un desastre para estas cosas! Pero ahora releo las cuatro cosas que apunté y sonrío y veo que hay muchas cosas que no fueron tan mal.
    Ánimo con esos estudios, estoy segura que puedes recuperarte.
    Espero conocer sobre ese proyecto nuevo tuyo.. me tienes intrigada.

    Disfruta el resto de las vacaciones y espero que este año sea mejor que el anterior. Seguiremos leyéndote. ^^

    un besoooo

    ResponderEliminar
  3. Puff, yo sería incapaz de recordar tantas cosas del año. Debería llevar un diario o algo, pero me da pereza. Curiosamente siempre me ha encantado escribir, pero nunca sobre mí misma. Yo tampoco tengo propósitos para el nuevo año. Ningún año los tengo en realidad porque me parece una estupidez. Es decir, el tiempo es tiempo; sigue, va, viene y fluye independientemente del día que marque el calendario, por eso creo que, si de verdad hay algún propósito que hacer, uno puede y debe hacerlo cuando quiera. Así que no me he propuesto nada en concreto, solo seguir como hasta ahora y mejorar. Caminar hacia delante, quedarme con las cosas buenas y aprender de las malas, como siempre.

    Felices 21 y feliz 2015!!

    ResponderEliminar
  4. Qué idea más increíble... me encantaría hacerla, algo personal.

    ¡FELICIDADEEES! Qué día más inusual para cumplir años...
    Te deseo lo mejor para este año y muy felices Navidades o lo que queda de ellas.

    ResponderEliminar
  5. Gema!
    Desde luego, tenemos muchas cosas que cambiar como humanos y sociedad. Siempre quedamos en la ilusión de que las cosas cambien el proxz año, pero en realidad, el milagro no ocurre si nosotros no lo ayudamos. Como dijiste, cada minusculo grano de arena cuenta...A ver si efectivamente, este 2015 tomamos riendas del asunto, y cambiamos el rumbo de la historia. Porque sólo nsootros somos capaces de escribir, corregir y cambiarla.

    Por otro lado, felicidades por tu legalidad :P No está tan bueno ser legal, mucha responsbailidad, Yo también me siento Peter Pan, soy más niña que adulta con mis 23 años, pero ruego no perder nunca mi niña interior que me salva de muchas cosas y me mantienen absorta en otra realidad cuando no soy capaz de afrontar la que vivo.

    Te deseo un próspero año, proque eso e slo que hay que pedir siempre, - poder prosperar en la vida, eso nos hará felices y satisfechos-. Y que pases una increible noche con los tuyos.

    Un besote ♥

    ResponderEliminar
  6. Feliz año, pequeña vikinga <3 Sabes que yo siempre estaré ahí para sacarte de situaciones peliagudas. O para morir en el intento (?) Me encanta que seas tan positiva, debería aprender de ti y contagiarme con tu dosis de optimismo. Un beso <3

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    Leyendo tus mejores momentos que viviste el año pasado, me di cuenta que compartimos uno. Yo también estuve en la Celsius y recuerdo la emoción que tenía por conocer a todos esos autores, aunqu eyo por suerte vivo cerquita jajaj
    Me gusta mucho tu blog y me quedo por aquí.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  8. Feliz año! me alegro por tus buenos momentos del año pasado, este año seguro que habran muchos momentos buenos!
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Feliz año! Creo que has tenido un 2014 estupendo y has estado en la India! (que envidia). Con respecto a la escritura, creo que tienes una facilidad increible para escribir, con todos esos retos a los que has participado y todo lo que te ha dado tiempo a hacer. Y a demás, yo que te he estado leyendo me he dado cuenta que cada vez, escribes mejor. Por eso, te deseo que este año, sea aún mejor que el pasado respecto a proyectos y tengas mucha suerte en tus exámenes.
    Un beso!

    ResponderEliminar