Editando Lhanda I: Prólogo

sábado, 28 de diciembre de 2013

Buenas! Tras esperar rigurosamente un mes de haber terminado Lhanda para volver a tenerla entre mis manos, por ser incapaz de contenerme, me dispongo a comenzar la edición. Hoy a las 12 de la mañana abrí el documento en scrivener y comencé a mirar.
Había dos cosas que sabía.
  •  Primera, Edward es un vampiro...
 Ay, mierda, me equivoqué. Volvamos a empezar.
Había dos cosas que sabía.
  • Que nunca se debe cambiar nada en la primera lectura.
  • Y que lo harás igualmente, aunque de manera controlada.
Así que, con ese conocimiento, busqué entre mis favoritos aquella página con una masterlist (en inglés) sobre procesos de edición y fui seleccionando ciertas páginas que se adecuaban a mis necesidades actuales, y comencé la revisión.

Ay, Dios mío, si necesito una copa.


Lo primero que hice fue aprovecharme de la opción "instantánea" de scrivener, por si decidía borrar algo, al menos poder decir que no y luego cambiarlo cuando tocara la parte de la revisión.
Luego me di cuenta que o bien había leído demasiadas veces el primer párrafo, o era una puta mierda.
Y como tenía por alguna parte guardado lo que quería decir, aparte de en mi cabeza, apunté en un comentario el cambio y resalté en rojo lo que había que cambiar.
Temo acabar usando mucho rojo.
También comencé a abusar de los comentarios. E intenté avanzar en el desarrollo del personaje desde el principio, puesto que nunca sé cómo van a interaccionar los personajes, y es una putada cuando además los meto ya en el lío y luego explico el lío.
Me gusta complicarme la existencia, ¿verdad?
Al cabo de unos siete comentarios, descubrí (o recordé) que tenían código de color, y luego todo pareció más sencillo.
Y, como era poco, no he tardado mucho más, le he puesto un código de color para la gravedad y más o menos he intentado ir poniendo también cómo creo que tendrían que haber ido las relaciones. Luego lo he dejado así, para que se muera de risa.
Me da un poco de cosa pensar que hay pocas palabras o frases que se libren, porque además es que aunque yo solo marque a veces solo una, no sé si tendrá que irse todo... Ains.
Bueno, y así se queda la cosa de momento, cada poco tal vez añada algo de información de cómo va avanzando, la verdad es que ahora no me he podido contener, porque Lhanda ha vuelto, y, sinceramente, mentiría si dijera  nolo he echado de menos.
Y bueno, nada más que añadir de momento.
¡Felices fiestas!  


PD. Agradecería que, si has leído El Fantasma del Lhanda, comentaras qué te parece lo importante y qué no te ha gustado, para tener opiniones en la revisión. Muchas gracias de antemano.

1 comentario:

  1. Ains, te prometo que lo tengo entre mis pendientes (y también para reseña en el blog), pero no me he puesto porque hace meses que no leo nada en wattpad. Pero oye, que te entiendo perfectamente. Yo dejé que pasaran vaaarios meses (y así hasta el verano, que desde que terminé Ritual en febrero-marzo no lo volví a tocar... más o menos) y lo que hice fue ir reescribiendo algunas cosas, porque quería agregar escenas que no había podido añadir en el primer borrador y agregar un factor importante para el desarrollo de la trama. Ya cuando acabe esto, seguramente me obsesione con lo que escribí que no me gusta y a saber cómo acabará la cosa... En fin. Me gusta mucho leerte, me haces sonreír jeje.

    ResponderEliminar