Te robo una frase.

martes, 22 de julio de 2014

Hoy tenemos una nueva iniciativa de escritura que se explica más abajo, se trata de Te robo una frase, una iniciativa que se explica más abajo, pero que básicamente consiste en utilizar una frase de una novela dentro de un relato corto. La frase de hoy era:
El objeto que sujetaba era un pequeño cilindro con un agujerito en la parte superior. Se lo acercó a la nariz y lo olió. — Isaac Asimov – En arena estelar
Y, sin más miramientos, el relato en el que he decidido incluirla.

 Hoy Cocinas Tú.


Siempre había sido la cocinera de casa.‭ ‬Llegar de trabajar y sentarme en el sofá nunca había sido posible.‭ ‬Dos años llevaba viviendo junto a Eric y nunca,‭ ‬ni un solo día,‭ ‬había llegado para encontrarme con que había preparado la comida.‭ ‬Podía ser que hubiera comprado algo para llevar.‭ ‬Pero,‭ ¿‬cocinar‭? ‬No,‭ ‬Eric parecía alérgico a las placas de inducción de nuestra casa.
Pero todo cambió el primer día de mi ascenso. No había dejado de recibir llamadas todo el día y comencé a sentir agobio hacia las cinco de la tarde, cuando aún me quedaba mucho por hacer. Los papeles se iban acumulando y hasta el teclear del ordenador me causaba dolor de cabeza. Creía que mi cabeza iba a explotar del dolor.
Y entonces, me llamaron para darme la buena noticia, y todo mi cuerpo, de golpe, se volvió más ligero.
Las siguientes horas, hasta las ocho de la noche, se volvieron mucho más livianas y cuando llegué a casa todavía estaba en una nube. Ni siquiera había avisado a Eric de mi gran ascenso.
- ¡Hoola!- Saludé desde la puerta, dejando las llaves en el cuenco de la entrada. Eric apareció del pequeño despacho al lado de la entrada, sonriendo, tal vez contagiado por mi entusiasmo. No me dio por preguntarle, solo salté a sus brazos como si volviera a tener veinte años.- ¡Tengo un ascenso!
Eric rió casi tanto como yo, sujetando mis muslos para no caerme, y besándome. Sonreí, fijándome en sus ojos azules como si no hubiera nada más, y nos dejamos seducir por la emoción durante unos largos diez minutos.
- ¿Y qué vas a preparar de cena para celebrarlo?- Suspiré, dicen que la magia no dura para siempre. Volví a posar mis pies en el suelo y miré a Eric y la cocina.
- Ah ah, hoy es mi día.- Reí, girándome hacia el salón y arrastrando una butaca hacia el borde de la cocina.- Hoy cocinas tú.
Si Eric quiso reprochármelo, debió darse cuenta que no iba a hacer nada cuando me senté de lado en la butaca, observando con curiosidad. Él titubeó al principio, acercándose con cuidado a la encimera y cogiendo el primer objeto que se encontró sobre la encimera.
El objeto que sujetaba era un pequeño cilindro con un agujerito en la parte superior. Se lo acercó a la nariz y lo olió. Acabó estornudando y apartando el pimentero, con una mirada cargada de rabia. Me reí para mis adentros, haciendo mi único aporte a la noche y buscando una receta sencilla en la tablet, que luego coloqué al lado de Eric.
Siguió husmeando por la cocina en busca de los ingredientes y revisando uno a uno los vídeos indicativos, como un niño pequeño. Me parecía sorprendente que nunca hubiera pisado una cocina en su vida y que ni supiera calentar el agua para hervir la pasta…
- Eric, ¿cómo sobreviviste en la universidad?- Pregunté, divertida.
- Comida a domicilio.- Comentó, sacando una tira de espagueti y dándole un mordisco. Oí el crujido desde el sofá.- Esto ya está. Está muy rico, ya verás. La mejor comida de tu vida, te lo prometo.
Arqueé una ceja, acercándome al teléfono.
- ¿Qué haces?
- Será mejor que reservemos para cenar esa “mejor comida de mi vida” de la que tanto me hablabas…






17 comentarios:

  1. jajajaja, pobre Eric! Aunque creo que al final ha optado por la mejor solución, sobre todo siendo una ocasión para celebrar.
    Muy buen relato, amiga Gema. Y muchas gracias por unirte al juego!
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que Eric lo hizo a posta para que nunca más le encasquetaran el trabajo de cocinero jajaja
      ¡Me alegra que te haya gustado, Ramón, muchas gracias a ti por la iniciativa!

      Eliminar
  2. Divertida entrada y particular visión de ese objeto que tenemos que situar en algún sitio. Para la siguiente recomiendo que te busques un chico que sepa cocinar que ahora está de moda. Mira Masterchef, jejejeje... es uno de los programas con más seguidores y son más masculinos.
    Muy original. Te veo en mi blog. Ya te añadí a google +.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en una cocina era o un pimentero o algo con canela jaja. Hice otro intento de relato pero este me viene solo.
      No, si mi bicho es muy cocinitas, ¿eh? Que yo pisar la cocina lo justo. Pero sin embargo me apetecia escribir algo asi. Justo esta queriendo ir al programa cuando acabe la carrera.
      Ya me pase por tu blog, muchisimas gracias por pasarte Ricardo. Un besin, nos leemos por G+

      Eliminar
  3. Hola. Me ha resultado un relato muy divertido. Aunque yo creo que,para que alguien aprenda a cocinar, hay que meterle en la cocina y cerrar la puerta por fuera!!! jajajaja.
    Me está encantando esta idea de los blogs, los relatos o textos y el juego de la frase "compartida".
    Nos leemos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja o dejarle solo en casa sin dinero para pizzas jaja Supongo que otro dia, si rescato a estos personajes, tenga que enseñar a Eric a cocinar como es debido. Quien sabe jeje.
      Muchas gracias por pasarte Mary Ann, me alegra que te gustara.
      ¡Un besin!

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. ¡Oh, que guay! Esta iniciativa mola mucho, Pero yo no sé como puedes con todas... JAJAJA Yo la verdad es que no tengo tiempo, tengo la capacidad de organización de una cucharilla. Me ha gustado mucho el relatito ♥

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque me avisan con un mes de antelacion, y entonces me da tiempo a escribirlo jeje. Bueno, y porque programo las entradas. Pero por ejemplo creo que no llego a la correspondencia ajena de esta semana, por lios del piso. A ver si acabo pronto con tanta tonteria y me dan una buena noticia.
      ¡Un besazo Claudia, gracias por pasarte!

      Eliminar
  6. ajajaj ¡Pensé que la sorprendería con la cena! Pero claro, no todos los hombres se ingenian para cocinar ajajaj.
    Me pareció muy divertido el relato.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, la verdad es que durante un momento yo también lo pensé, pero luego Eric cobró vida propia y se presentó como un completo desastre en temas de cocina. Así que nada, a comer fuera que va a ser mejor.
      ¡Un besín!

      Eliminar
  7. Jjajajaja! Qué divertida historia! Y cuanta verdad encierra... Aunque en mi caso particular, creo que la que llamaría para reservar sería yo... Soy una pésima cocinera, jejeej! Me ha gustado mucho, Gema! Saludoss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que también. Sé cocinar, pero ni de coña para un plato de 5 tenedores jeje. Me alegra que os haya gustado tanto este toque de comedia. ¡Un besazo Ángela, cuidate!

      Eliminar
  8. Muy simpático y refrescante! Acabo de conocer tu blog gracias al juego y es un placer leerte. Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, yo también me pasé por tu blog gracias a la iniciativa, o juego ,o lo que sea jeje.
      ¡Un besín!

      Eliminar
  9. Un relato precioso, me ha encantado muchísimo, la iniciativa me parece una maravilla y a mí me encantan todas estas cosas, así que participo desde ya!
    Un besazo <3

    ResponderEliminar
  10. Un relato divertido y con un final... ¿inesperado? ja,ja,ja,ja. Felicidades Gema. Saludos.

    ResponderEliminar