Sello de vida {Cuéntame tu historia}

miércoles, 18 de febrero de 2015

¡Buenísimos días!
Hoy me he levantado tarde, porque los miércoles son mi día de dormir, pero además estoy feliz. El viernes anunciamos el tema de la primera ronda de los Blogs Colaboradores que llevamos a medias Sara y yo (y se buscan reseñadores para esta primera ronda porque ahora somos impares). Además he tenido un sueño muy raro pero que me ha dejado pensativa para una historia, así que puede que me ponga a ella en breves. Tengo que preparar muchas cosas todavía, pero espero sacarla adelante y que no sea muy larga.
Además hoy me toca subir relato de la iniciativa Cuéntame tu historia porque le prometí a Kurenai que aparecería Hipo y que reviviría a Estoico. Y yo soy una mujer obediente que cumple su palabra.
En esta ronda nos proponían hacer lo que se conoce en el mundo fanfic como un crossover, mezclar a un personaje de una historia en el mundo de otra, sin que cambie su esencia. Me aproveché de que Shai, personaje de El Alma del Emperador ya se ha dicho que es capaz de saltar entre mundos en los mundos de Sanderson, y tenía justo lo que necesitaba para que la historia encajase en el mundo de cómo entrenar a tu dragón y cumpliera su cometido. Lo más característico de Shai es que es una Falsificadora, es capaz de alterar un objeto, una pared o una persona alterando mínimamente su pasado mediante unos sellos. Es una magia muy guay basada en que el cambio se producirá cuanto más se acerque a la verdad. Resulta difícil de explicar así que tendréis que creerme que es muy guay. El mundo de HTTYD como sabéis mezcla dragones y vikingos. Y puede contener spoilers así que si no habéis visto las dos pelis, no leais.
Y ahora os dejo con la historia.




I didn’t mean to come here…

Shai había llegado a aquel mundo por casualidad. Había descubierto con el tiempo que entre mundos existían brechas, pequeñas fugas que, con la habilidad adecuada, eran capaces de cruzarse. Y Shai era una mujer ambiciosa con mucha habilidad, a la que le gustaban los retos.
Se ajustó las gafas para observar mejor. El ambiente era capaz de quitarle el aliento a cualquiera, los paisajes eran de impresión, con la nieve cubriendo las cimas de los acantilados, el hielo formando estacas irregulares en el camino…
Y los dragones.
La joven tuvo que volver a ajustarse las gafas, entrecerrando los ojos. Eran criaturas de piel escamosa de varios colores, casi ni siquiera podía concebir su historia, su pasado ni su presente. Ese mundo era un lienzo nuevo sobre el que pintar, sobre el que crear, analizar y estudiar.
Eso llevaba haciendo mucho tiempo, viviendo como ermitaña, escondida, estudiando a la gente de ese pueblo capaz de convivir con criaturas capaces de desgarrar su cuerpo, pero que se dedicaban a enrollarse a sus piernas y comportarse más como mascotas que como monstruos.
Era un mundo raro, distinto y en el que no sabía si su magia funcionaría.
Tendría que investigarlo.
Y estaba dispuesta a hacerlo.
And I didn’t mean to stay…

Al principio había sido despacio, mientras estudiaba a los líderes. Fue fácil analizar sus runas, estudiar sus grabados. Fue fácil conocer la historia de ese mundo, en cuanto fue conocida por el grupo, algunos decidieron aceptarla, otros, sin embargo, se sentían reacio. Pronto se encontró cautivada por un pequeño ala cambiante tan bueno como ella en el arte de esconderse. No podía comunicarse con ella, pero Shai era una mujer que no necesitaba palabras para entender a las personas, que era capaz de reconstruir el mundo con un recuerdo. Y allí no le hacía falta. Casi se sentía inútil.
Los días pasaban y Shai se sentía cómoda. Demasiado cómoda para estar a salvo. Su Falsificación funcionaba en ese mundo, y había conseguido conocer el mundo lo suficiente como para que funcionara, creando y mejorando algunas de las mejores armas vikingas que los soldados de Berk habían creado. Pronto se ganó un nombre entre ellos y se sentaba en la mesa junto a la anciana que, a pesar de no hablar, conocía muy bien. Había intentado explicarle su magia al mismo tiempo que ella le hablaba de runas, pero pronto Shai supo que aquella magia tan poco empírica no era para ella.
Al principio pensó en enfadarse, se sentía ofendida y frustrada, porque era lo primero que se le había dado mal. Comenzó a grabar un sello para estamparse en sí misma y ser capaz de hacerlo posible, un sello en el que no era Shai, sino Edda, una joven vikinga que había crecido en una aldea adyacente y había sido rescatada por un dragón cuando un terremoto asoló su isla. El sello era muy imperfecto y apenas se mantenía durante más de unas horas, pero siguió trabajando en él, una y otra vez, porque así conocía mejor aquel nuevo mundo, y se sentía más capaz de mejorar su nuevo sello utilizando una nueva táctica, más práctica que empírica, más distinta a ella.
Aquel mundo la estaba cambiando.

It’s just where the sea wind blew me

Había pasado muchos días en aquel mundo, meses. Su sello estaba casi completo, había acudido a clases con Hiccup y el resto de jóvenes, había estudiado los dragones y era capaz de interpretar las runas. Con él puesto no necesitaba gafas pues no había leído tanto como Shai, la Falsificadora, sino que era Edda, la Vikinga. Era muy difícil cambiar su personalidad, pero cuando se enteró de que Hiccup había partido a intentar evitar la guerra, ella y Sombra, su dragona, habían decidido cambiar sus papeles. Estampó en la dragona un sello que la volvía más letal, con unas garras más afiladas y una especial habilidad para las piruetas. Se subió a su lomo y salió disparada, siguiendo un rastro apenas perceptible para Edda, la vikinga, pero que Shai, la chica que vivía de ocultarse de la gente, aquella capaz de memorizar un camino al recorrerlo una vez, aquella que veía un rasguño en las obras más perfectas, era capaz de localizar un rastro en un surco de agua.
Sin embargo, cuando llegó era demasiado tarde.
Sombra se revolvió cuando llegó, lanzándola contra un saliente del acantilado. Shai se sobresaltó, intentando localizar el punto en el que la dragona habia desaparecido. Sin embargo el mimetismo de Sombra se volvía más preciso cuando utilizaba el sello en ella. Era imposible verla si no quería.
Intentó concentrarse en su aleteo, buscando el sello de Vikinga que tenía en su poder. Podía cambiar y ser otra, no creía que en aquel momento necesitara su magia como Falsificadora, de todos modos.
Algo la detuvo en el último momento. Fue el grito de angustia de un joven que parecía haber perdido algo que apreciaba mucho. Seguido de un estallido que hizo retumbar el suelo.
Shai descendió a base de tropezarse, arañarse la piel y tal vez torcerse un tobillo. Se cruzó con la sombra fugaz que era Toothless, incapaz de saber qué era lo que había pasado y por qué abandonaba el lado de su dueño, cuando nunca lo hacía. Vio lástima y dolor, y recordó cuando había visto esa misma angustia, la de perder a un lider, a un padre, en los ojos de Gaotona. Sabía que estaban afligidos, que la guerra se había perdido y que, con ella, habían perdido a un líder.
Sin embargo vio a Hiccup, fuerte y decidido a pesar de las lágrimas que corrían por sus mejillas. Comprendió, sin embargo, que habían ganado a otro.
Pero había algo más.
Algo que estaba asolando el corazón de Shai
Ella no era buena en la rama de la Falsificación que tenía que ver con la medicina. En realidad, podría estar cometiendo una locura.
Pero cuando te acogen sin ningún tipo de reparo, cuando no llaman a tu habilidad una blasfemia, cuando aprecian todo lo que has hecho por el pueblo, lo mínimo que puedes hacer es devolverles el favor. Shai vio su sello, que aún no era definitivo pues debía mejorarlo en muchos aspectos, e hizo algo que nunca había hecho antes.
Cortó la superficie, dejando una fina lámina lisa sobre la que trabajar y grabar.
Y entonces corrió hacia Hiccup, abalanzándose sobre él.
-¡Esperad!- Chilló, apartando el arco con la flecha en llamas de las manos del nuevo líder. Recuperó el aliento a duras penas, mirándole a los ojos- Mi magia… Mi magia cura.

One accidental day…

Nadie se creía lo que había pasado. Shai había pedido que buscaran superficies con las que grabar mientras ella había comenzado a trabajar a toda prisa en un sello para salvarle la vida. Recordó todo lo que sabía de curación, calculó que podía hacer creer al cuerpo que llevaría una armadura, una armadura de escamas de dragón, inmune al fuego. Podía hacerle creer que su cuerpo había sufrido un fallo respiratorio debido al impulso, seguramente no podría hacer nada con las costillas rotas. Pero sí podía hacerlo con su corazón.
Se esforzó mucho, mucho más que cuando reconstruyó un alma, mucho más que cualquier cosa que hubiera falsificado. Mucho más que cuando creo sus propios sellos, aquellos que le conferían otra personalidad.
Puede que hubiera sido la amabilidad del pueblo, o puede que fuera su propia ambición. Shai era una mujer ambiciosa y aquella magia, revivir a los muertos, estaba muy por encima de cualquier cosa que hubiera hecho nadie. Mucho más que reconstruir un alma. Eso ya lo había hecho.
Se arrodilló frente a él. Estampó en tinta el sello y luego lo puso justo frente a la herida de su pecho, conteniendo el aliento. El corazón le latía con fuerza. Casi tanta como cuando se coló en la habitación del emperador. Esperó que el sello se rompiera, casi era necesario, tenía que romperse y desvanecerse, trabajaba a contrarreloj, podía haber cometido mil errores.
Pero el sello se mantuvo.
La herida se fue cerrando, la quemadura desapareciendo. Algunos hematomas lo hicieron también.
Y el pecho se infló.
Y se desinfló.
Y se volvió a inflar.
A su espalda, Hiccup cayó al suelo entre sollozos. Valka se arrodilló frente a él con lágrimas en los ojos, alzando su rostro cubierto por barbas. Estoico tosió un par de veces, alzando su brazo para acariciar su mejilla.
- Estás tan guapa como el día en el que te perdí- Repitió a duras penas, haciendo que Shai se estremeciera de la emoción (por supuesto que sabía sobre Valka, una buena Forjadora aprende todo sobre el lugar en el que va a trabajar, cultura, presente y pasado. Y Estoico era un hombre que bebía en cantidad y al que se le podía sacar mucha información).
- ¿Pero cómo está vivo?- Preguntó Patapez entre titubeos.
Shai se giró. Era difícil explicarle a alguien los proceso de la forja, de la curación. Le costaba mucho hablarles de su magia, de sus sellos y de cómo alteraban el pasado de los objetos, reconstruían la historia basándose en lo que son. Era difícil explicar que un alma a veces prefería unas cosas, como una ventana prefería ser bonita a sosa. El cuerpo de Estoico había aceptado el cambio, así como su alma, porque prefería seguir vivo. Sobre todo ahora que había recuperado algo por lo que vivir.
Pero era muy difícil explicar todo aquello a alguien que no llevaba años conviviendo con los procesos de la falsificación.
- Haría falta más que un fuego para matarle.- Concluyó.

http://eepurl.com/8KSCX

8 comentarios:

  1. Estoy llorando a moco tendido. Eres tan mala persona. ESTOICO ;_______; Sabía que me harías sufrir, es tu habilidad innata en cuanto se trata de CEATD. Maravillosa y dolorosa, como siempre. Un besito <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si acaba bien!! No me seas melodramática que lo he salvado!!
      Me ha encantado escribir este reto porque no sabía que estas dos historias congeniaran tan bien. Siento haberte hecho llorar dragona. El siguiente fic será más bonito.
      ¡Un besín!

      Eliminar
  2. Una histoeia interesante pero creo no estoy familiarizado con la magía de sellos, hubo partes ne las que no entendia muy bien de que habla el texto. Creo necesitaria ver las películas o al menos leer los libros.
    Pero te a quedado bien tu historia Gema. Te mando un abrazo enorme y nos leemos :3

    ResponderEliminar
  3. No puedo, no lo haré, no me puede hacer llorar, otra vez no.... buaaaaaa
    Nunca imaginé que un Fanfiction de CEATD, lograra emocionarme tanto. Escribas de lo que escribas, Gema, triunfas por todo lo alto.
    Muchisimas gracias por compartirlo
    Un beso
    Lena

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias por tu historia!

    Casi había empezado a odiarte al recordar la escena tan triste de la peli HTTYD2, pero le has dado un giro bonito.^^

    Y ahora siento mucha curiosidad sobre Shai, pues no la conocía.

    Bss!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!

    Te he nominado a un book tag. ¡Espero que lo disfrutes! http://notodoesfantasia.blogspot.com.es/2015/02/book-tag-control-remoto.html

    Bss!

    ResponderEliminar