Uno de los dos tenía que ser el héroe {Drabble}

lunes, 26 de mayo de 2014

 Hoy subo un pequeño fragmento de lo que seguramente será una historia más larga. Mi problema, para variar, es que no tengo una trama definida más que las interacciones entre los dos protagonistas y un juego con los estereotipos, así que de momento voy a dejarlo en un relato corto y, a medida que se me ocurra cómo enlazar las cosas que sé, tal vez saque una historia de esto.
El relato corto de hoy se debe gracias a la prompt de writeworld, página de escritores en inglés con mucha más información de la que necesitarás en realidad.
Participo con esta entrada en la Linkparty de Lirethnotebook


- No necesito ser salvado… y menos por ti.
La joven arqueó una ceja, recostándose en el tronco del árbol más cercano mientras observaba la escena. Había visto muchas cosas en sus viajes. Había visto monstruos escondidos en la sombra más profunda del bosque, había visto ladrones asustarse de su presencia y mercenarios mirarla con respeto. Había buceado con criaturas que solo aparecían en los cuentos y había visto la magia más potente del universo fundirse bajo un soplo de su aliento.
Y, sin embargo, aquel chico no parecía estar dispuesto a ser salvado por ella.
Tal vez era cosa de orgullo, se dijo, arqueando una ceja y cruzando los brazos mientras observaba. Lo había visto desde lejos aventurarse solo con una espada en una cueva y salir corriendo, sin que nadie lo viera, con una escama de dragón en su mano. Dragón al que ella había derrotado, aunque no llegó a decírselo. Tal vez se sentía demasiado capacitado, pese a no tener ni la pose, ni las agallas. No dejaba de sudar por todos los poros de su cuerpo y la espada se le estaba escurriendo de las manos.
Sinceramente, era algo cómico.
- ¿Estás seguro?- Se atrevió a preguntar, acercándose.- ¿Sabes? He matado a muchas criaturas…
- Lo sé.- Gruñó.
- Y podría con un lobezno.
- Cachorro de huargo, por favor, habla con propiedad.
Sí, se trataba sin lugar a dudas de un problema de orgullo.
- Oh sí, es un lobo muy grande.- Sonrió, quedando a su lado. Escrutó alrededor.- Pero sería tu único testigo.

El joven se detuvo con sorpresa, apartándose por los pelos de un zarpazo de la criatura.
- Y acabaría muerto.- Continuó ella, situándose a su lado y deteniendo con un movimiento de su mano a la criatura. El joven entreabrió la boca con sorpresa, sin decir nada más.- Nadie sabría que necesitaste ayuda.
- ¿No te chivarías?
Ella sonrió, sosteniendo la espada del jóven y corrigiendo su pose. Tiró del cuerpo del chico y esquivó el zarpazo de la criatura, embistiendo cuando el lobezno no se había recompuesto del golpe. Ambos se miraron y, entonces, la joven pudo ver la sonrisa en el rostro de su compañero. Había dejado de estar tenso y tenía un cuerpo más relajado. Así era más fácil trabajar, más fácil entrenarle.
Costó mucho acabar con aquel lobezno, pero cuando el joven de verdad comprendió que necesitaba ayuda, aunque no la hubiera pedido, supo aceptarla. Ella corrigió unas cuantas posturas y le enseñó un par de trucos. A la noche, estaban aprendiendo cómo limpiar la piel de un lobo y cocinaban su carne.
- Podríamos volver al pueblo. Exhibir tu presa.- Propuso ella, tendiéndole la piel.
- No, me tienen en más alta estima que esto.- Suspiró, alzando la piel de lobo con gesto triste.- La otra vez que entré en el bosque alguien había matado a un dragón y, cuando salí y me vieron con la escama… ¡Me llevan mandando a misiones durante toda la semana! ¡Soy científico!
- ¿Qué?- Se sorprendió ella, casi riendo. Se mordió el labio inferior conteniendo la risa y volvió a mirarlo.- ¿Cómo acaba un científico enfrentándose a un lobo?
- No lo sé.- Acabó diciendo, hundiéndose entre las manos.- Al principio quería material para investigar y me he metido en un lío…
- Eres demasiado orgulloso.- Se rió ella, acercándose un poco a la hoguera- Y eso casi te mata.
El chico suspiró, asintiendo.
- Gracias por estar ahí para salvarme la vida.- Acabó concediéndole, arrugando la piel de lobo entre sus manos. La joven sonrió, dándole un codazo cariñoso que casi acabó volcando al joven.
- Uno de los dos tenía que ser el héroe de la relación.
¿Quieres saber cómo continuan las aventuras de esta peculiar pareja? Leelo aquí

4 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, al principio estaba un poco desubicada pero conforme va pasando el relato me he ido situando. Me gustan mucho estos dos personajes, sobre todo porque parecen muy diferentes el uno al otro y creo que será una pareja interesante. Y necesito saber más de ese mundo donde los has colocado. Dragones *-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja puede. La verdad es que era una prompt de tumblr y cuando me dan una frase me gusta que sea la primera, así que tenía que comenzar a trabajar con eso... Claro que era una frase peculiar.
      Pues en otra escena también les iba a meter con dragones jajaja Tengo que pensarme bien el mundo y otras cosas, pero bueno. Espero que puedas ver más sobre ellos :)
      Un besín Andi, gracias por comentar :)

      Eliminar
  2. Yo por mi parte, no muy amante a las historias de fantasía me he quedado atrapado desde el princi´pio. Tiene potencial la historia para ser más larga. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Oscar! Me alegra que te gustara. A ver si logro la inspiración para alargarla, de momento algún relato corto más seguramente caiga :)
      ¡Gracias por el comentario, un saludo!

      Eliminar