Diario: Quemada por el hielo.

sábado, 3 de mayo de 2014

Hay formas y formas de decir las cosas, y creo que a veces lo mejor que podemos hacer es callarlas.
No solo eso. Expongamos mi problema, ya que creo que esto va a ser definitivamente también un pequeño diario personal. Lo siento, sigo dudando si este o Delirios, pero quitando el inicio de Delirios, considero que este al final ha tomado un cariz más personal. Al menos para unas cosas.
O bueno, es mi blog, no tengo que dar (demasiadas) explicaciones. Simplemente creo que Beyond a Writer's Mind va a tener una pizca de diario. Y puede que Delirios a máquina también, quién sabe. Tiendo a cambiar mucho de idea.
Volviendo al tema que nos concierne. Desde siempre se ha dicho eso de "si no tienes nada bueno que decir, no digas nada", pero creo que eso, como escritora que soy, no es correcto. Mejor digamos que "si no tienes nada bueno que decir, piensa el por qué y explícalo". Los escritores crecen con las críticas, sean buenas o malas, duelan o no.
Corrijamos esa frase.
Los escritores crecen con las críticas constructivas, y de nada te va a servir comenzar con mal pie, y malas formas, porque  al final acabarás quemando al escritor, haciendo que se desanime y pierda productividad y, al final, quien deja de leer eres tú.
Así que lo mejor que uno puede hacer cuando quiere escribir una crítica constructiva, o simplemente dejar un mensaje, es ser amable, tener en cuenta que el escritor no trabaja para ti, y, si vas a exigir, al menos hacerlo con respeto. Desde luego un "mira chico(a)" no va a animar para nada el ánimo del escritor, que ya se ha dado cuenta desde un primer momento que no te has parado a averiguar nada más sobre él que el hecho de que escribe, ni siquiera molestándote en saber si es un hombre o una mujer.
Así, desde luego, acabarás quedándote sin Jelsa. Yo solo advierto.
Y ya me he desquitado suficiente. Hasta aquí la entrada de diario de hoy. Esperemos que más adelante sean más agradables.
Por otro lado, me sigue frustrando mucho el éxito que reciben los fanfics frente a los relatos originales. ¿Tan difícil es adentrarte en un mundo narrado por otra persona? ¿Si le has dado la oportunidad a su fanfic, por qué no te metes ya de paso en sus historias originales? Llevar un fanfic bien, siguiendo una buena línea argumental y de personajes, es difícil, creo que si hace bien eso, su historia debería merecer la pena.

2 comentarios:

  1. Gema, uno se hace duro a través de las críticas, tanto las constructivas como las destructivas. Es complicado pedirle al lector que sólo realice un tipo de ellas, porque te vas a encontrar de todo por la vida e, incluso, algunas personas creerán ayudarte y tú cuando les leas pensarás que sólo quieren hacerte daños. Lo que sí que tienes que hacer es ser tú quien transforme lo que dicen, sea de la forma que sea, en algo positivo o, al menos, ser capaz de separar el grano de la paja.

    ¡Animo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Javier
    Sé que me voy a encontrar de todo, en rigor, no es ni de lejos la primera que me encuentro. Pero me sentí profundamente molesta, porque estaba exigiéndome algo que sin embargo yo hago por placer, y además de malas. No sé si sería el caso de querer ayudarme, pero parecía más querer ayudarse a uno mismo a costa de otro, y eso en biología lo llamamos parasitismo.
    Y el problema es que, o estaba muy ofuscada, o era más bien todo paja. Algún día tal vez mire el comentario y me de cuenta que fue una exageración por mi parte, o vea una verdadera falta de decoro por parte del usuario. Sea lo que fuere, lo que sí me hizo fue decidirme a desquitarme un poco via blogger, que a veces, con lo que internalizo las cosas, buena falta me hace.
    Muchas gracias por pasarte y por el comentario tan agradable, este tipo de comentarios sí que alegran a uno el día :)

    ResponderEliminar