Un parpadeo sí, dos parpadeos no. {Drabble}

viernes, 27 de junio de 2014

Con esto de estar esparciendo más las entradas del four by flash (para que no os acostumbréis a 16 entradas en un mes, porque no), finalizo el mes con el relato 11 de 16 de este mes. Supongo que siga subiendo relatos, y volveré a pensar también tutoriales y mierdadas varias que se me vayan ocurriendo. Así como volver a escribir algo en el diario, que va siendo hora de ser constante de nuevo y todo eso.
Bueno, y hacer el Camp nano, así, porque con el NaNo normal no es suficiente.
Bueno, y ahora a explicar un poco este relato. Ha sido escrito un poco rápido en base a una idea que tenía guardada en pinterest  y al que le tenía ganas. Me he quedado hasta yo con ganas de conocer mejor a los personajes y saber cuál es el favor que le van a pedir, así que no prometo que no ponga nada más sobre ellos.
Y sin más, os dejo con la historia :)

Un parpadeo sí, dos parpadeos no.





Los párpados pesaban como si fueran de hierro, cada respiración era profundamente dolorosa, acuchillando su tráquea como si quisiera atravesar sus pulmones y cubrir todo el cuerpo.
Pero, al final, era lo que le estaba ocurriendo.
Sus claros ojos parecían estar borrosos, y comenzaba a preguntarse qué sentido tenía mantener los ojos abiertos, bajó la vista y se dejó, durante unos segundos, vivir en la oscuridad. Era reconfortante, comenzaba a dejar que le abrazara como si fuera un manto de oscuridad, haciéndose a algo con lo que tendría que convivir cuando acabara su vida.
Pensar en la muerte le hacía apretar los labios con la poca fuerza que le quedaba y tragar saliva pese a lo mucho que le dolía cuando el agua llegaba a su estómago. No quería morir, no había superado la adolescencia y la muerte no era lo que tendría que esperarle, sino una novia, un partido o una fiesta en la que emborracharse. Esa era la vida que tendría que esperarse, y no vivir a base de pulsar un botón para apaciguar el dolor.
Abrió los ojos sin ganas. ¿Qué iba a observar? ¿Qué podría haber ahí distinto a las dos sillas, las cortinas y el jarrón vacío que lo habían acompañado durante los últimos meses? Sus ojos tardaron en acostumbrarse a la luz y, cuando al fin sus pupilas recordaron cómo enfocar, vio a una joven frente a él.
Lo primero que pensó era en una enfermera, pero no se parecía en nada a las mujeres amargadas que se acercaban a darle sus pastillas. Vestía de calle, con un abrigo negro que se entallaba a un cuerpo que en cualquier otra ocasión habría llenado la sala de piropos. Pero ni siquiera era capaz de respirar con propiedad, como para malgastar el aire de sus pulmones en mover las cuerdas vocales.
Entreabrió la boca al ver que ella no hablaba, preguntándose qué podría decirle. ¿Qué sus rizos castaños eran la cosa más bonita que vería hasta que muriera? ¿Que seguramente eso ocurriría antes de que hubiera salido por la puerta? No, no podría decir eso.
- ¿Qué… aquí?
Suerte que pensó decir algo más suave, puesto que había perdido fuerza y práctica.
Ella rió con voz melodiosa, tanto que sus oídos no parecían seguros de estar escuchando algo humano. Hacía tanto que no escuchaba la risa…
- Vengo a proponerte un pacto.- Sonrió, sentándose en el borde de la cama y acariciando con suavidad su pierna.- Sé que no te queda poco tiempo y que temes la muerte.- Hizo una pausa y él quiso hablar, o asentir. Pero su cuerpo estaba agotado y no pudo hacer nada. Al notarlo, la joven sonrió, mostrando una sonrisa blanca perfecta.- Un parpadeo es que sí, dos que no.
Parpadeó una vez. Ella sonrió y se pegó más a su pierna.
- Sé que es duro… Acabas de empezar a vivir y ya estás al final de tu historia. Solo quieres poder escribir otro capítulo, volver a empezar y borrarlo todo…
Parpadeó.
- Bueno, yo podría ayudarte, ¿sabes?- Susurró, acercándose a él y haciendo oscilar su mano. Debía ser cosa de la luz, o de la poca costumbre de sus ojos a algo tan bello, puesto que le pareció ver su mano brillar.- Tengo más poder del que te imaginas. Podría hacerte volver a empezar desde el principio, solo si tu quieres.
Quería parpadear, pero no entendía nada. Enfocó a la joven y procuró darle a entender solo con sus ojos que necesitaba saber por qué. Qué ganaba ella con todo eso.
- ¿Te parece que hay trampa? Puede ser- Se encogió de hombros, haciendo que sus bucles ondearan como si fueran muelles.- Sin embargo, te estoy proponiendo una nueva oportunidad. Volver a empezar. No te queda mucho tiempo y puedes vivir de nuevo todo. Cambiar lo que quieras, repetir. Todo esto, a cambio de un mísero favor.
El dolor de sus pulmones era capaz de acuchillarle el alma. Claro que sabía que le quedaba poco tiempo. Pero no sabía si seguir las directrices de esa joven sería buena idea. ¿Merecería la pena repetir todo aquel dolor? ¿Podría cambiarlo?
¿A quién quería engañar? Claro que quería volver a empezar. Vivir su vida de verdad, disfrutar del tiempo de verdad y no discutir con sus padres para que cuando se fuera estuviera cargado de remordimiento. Volvió la vista a la joven, quien no dejaba de mirarle en busca de una respuesta.
Parpadeó.

14 comentarios:

  1. Uauuuu!! Qué final! No puede ser que lo dejes así! Quiero saber más de esa chica con poderes, y del pacto y de qué le pasó al chico para estar así atado a una cama!! Muy chulo Gema, muy misterioso, me ha gustado mucho! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, lo dejé así jajaja. La verdad es que no quería extenderme porque no sabía a dónde quería llegar, así que me centré solo en lo básico para la prompt y ya luego ya xD.
      Sobre la enfermedad... no lo dejo claro, pero es algo pulmonar, degenerativo. No nada de que le ha dado cáncer por fumar sino algo más raro y genético. No he querido meterme mucho porque era un relato corto y tampoco quería enrollarme demasiado, pero bueno.
      Veré a ver cómo lo continúo. Muchísimas gracias por tu comentario, Ángela, un besazo.

      Eliminar
  2. Pues a mí el final me encanta *___* Yo creo que lo cortas en el momento indicado. Como siempre, te ha quedado genial :D

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Claudia!
      Me alegra saber que te haya gustado tanto el relato y sientas que lo he cortado en el momento justo.
      Un besín.

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho el relato. Deja con ganas de más. Sería una buena novela si lo alargaras. Espero saber más sobre esta historia.

    un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Anyi! No sé si dará para historia, pero desde luego más espero escribir de ellos.
      Un besín :)

      Eliminar
  4. Si algo he aprendido viendo alguna que otra serie y leyendo alguna que otra historia es que, cuando te proponen un trato como ese... Digamos que lo que tienes que dar a cambio no suele ser nada bueno... jejeje
    Me ha encantado la historia, pero yo (consejo totalmente prescindible) no la continuaría. A veces es mejor que cada uno imagine como sigue... :)
    Aunque el personaje de ella si creo que merece otras aventuras... jejeje
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende del punto de vista, Ramón. Si te encuentras tirado en una cama, incapaz siquiera de hablar... Yo tal vez me lo pensaría también, aunque no vaya a conseguir mucho.
      Ay, ahora viene la gente del otro bando. Bueno, quién sabe, a mi me dan venadas. Puede que la historia se quede ahí hasta dentro de unos meses, me muevo demasiado por venadas.
      Sobre ella... Bueno, seguro que más pactos puede conseguir, pero quién sabe.
      Muchas gracias por tu comentario, Ramón, me alegra que te gustara.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. ummm y y el recordara que empezo denuevo? porque si no lo recuerda va a ser como medio muy inutil empezar de nuevo....
    Me encanta la historia, genera mucha curiosidad, aunque la verdad me gusta donde termina, da lugar para pasarse un rato imaginando ¿que paso despues...?
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hum... es una buena pregunta. Algo debería poder recordar, o puede que su consciencia le haga pensarse las cosas mejor. Quién sabe ;)
      Y sí, lo dejo en el punto justo, cuando puedes continuar la historia, pero es un relato abierto muy bonito.
      ¡Un beso Naira, gracias por comentar!

      Eliminar
  6. Lo bueno, que en todo momento he querido seguir leyendo hasta el final. Eso no es facil, te lo aseguro. Y el desenlace me parece perfecto. Con ese toque tuyo que me gusta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Abril! Me alegra que te gustara tanto.
      Un besín

      Eliminar
  7. Wow, un relato muy trabajado jajaja :) Me ha encantado, no podía parar de leer *-*

    Besitos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Aika! Si logro engancharos significa que algo estaré haciendo bien jaja
      Un besín :)

      Eliminar