Cuando comenzamos a Soñar ~Drabble~

lunes, 17 de marzo de 2014

Comenzamos la semaña con un nuevo relato, para variar :) Este viene de una pregunta que me dejaron en el ask y que pensaba haber hecho la primera semana del four by flash, pero como soy así y se me ocurrieron más cosas (y esta estaba apuntada), decidí que pasaba de arriesgarme a olvidar otras. Además, hasta 3 segundos antes de comenzar a escribir, tampoco tenía muy claro como continuar la frase que me habían dejado.
Aprovecho que es una de las ideas que me habéis hecho via ask para decir que no, ya no tengo el gadget en la esquina como antes. Con el cambio de diseño lo he quitado, pero pondré un link para que sepáis donde encontrarme :) De momento, podéis acceder desde aquí.



¿Que qué habría hecho? ¿Que qué habría hecho hasta las cinco de la mañana? Y se me di cuenta de que había estado haciendo lo que le mundo occidental no concibe tiempo para llevar a cabo; soñar. Porque, sí, que sí tanto porcentaje de tiempo en clase, tanto para culturizarte, estudiar, vida social. Pero Y pensar... ¿Y soñar?
 
Parecía que a eso nadie le dedicaba tiempo, como si fuera una maldición, como si no pudiera dejar que mi valiosísimo tiempo se escapara de mis manos en tal vanalidad.
Sin embargo, a mí poco me importaba lo que dijeran. Solo sonreía, asentía cuando me reprochaban malgastar así el tiempo, y me disponía a pasar un aburrido día sin nada que hacer.
La monotonía es lo que reina cuando sale el sol. Repito las mismas acciones como si de un robot se tratara: ir al trabajo en el transporte público. Esquivar todo intento de acercamiento por parte de borrachos que vuelven a su casa cuando entro en la empresa. Llamar, llamar constantemente intentando convencer a la gente de que mi producto era el mejor, que nunca necesitarán pelar una patata de nuevo, que el CookPro 3000 es lo que necesitan en su vida, que con ello, hasta su marido podrá cocinar…
Y luego esta el momento en el que el sol desaparece, y una suave y plateada luz cubre todo.
Es entonces cuando me permito soñar, dejar el trabajo con una sonrisa y correr a la calle, desaparecer en callejones por los que nadie tan joven debería estar, seguir el rumor de una música lejana hasta una tienda descolorida, con el letrero de madera roído y a punto de soltarse de los eslabones que lo mantienen ondeando al viento. Es entonces cuando doy tres simples golpes en la puerta, tarareando una canción mientras espero, y me sumerjo en un mundo tan distinto al que yo conozco, que ni siquiera sabría por dónde empezar. Existe el color, existe la calidez y el aroma a chocolate. Existe la música. Pero ese no es mi placer secreto.
Porque entonces, todos los presentes nos sentamos en un coro, y entonces uno de nosotros se acerca y señala el tesoro más extenso con el que ninguno de nosotros habíamos soñado hasta toparnos con aquella tienda abandonada.
Una estantería llena de libros. Pero no libros de economía ni de física, no era nada divulgativo. Era ficción.
Apenas unos minutos después, y con uno de los viejos libros en su mano, es cuando comienza la magia, cuando empezamos a soñar.
Cuando comenzamos a leer.


2 comentarios:

  1. Gemaaaaa, me encanta tu blog, aun no leí nada. :P Si no te acordas, yo era la user de Matt Blackstorm.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pienses que no me acuerdo de ti es ofensivo :) Yo te he leido algo pero vi tantos "capitulo uno" que no me aclaraba de cuál era cual ni de cuál seguia cual :3
      Si quieres tengo algún relatillo de Lethan, que ya te dije que algún día me decidiría a escribir su historia. Todavía no ha llegado ese día pero sus pinitos en otras historias los ha hecho.
      Te dejo directamente el link a su etiqueta aquí

      Un besín :)

      Eliminar