Salvada por un monstruo. ~Drabble~

martes, 25 de marzo de 2014

¡Buf! Ponerme con el segundo relato de esta semana me ha costado demasiado, si os soy sincera. El primero salió casi solo, también porque ya lo tenía medio pensado, pero cada vez me quedo con menos ideas y se nota, es como si se me fuera la inspiración.
Por suerte recurrí a una writing prompt que tenía guardada en pinterest, y me sirvió para escribir un Drabble. Espero que os guste :)
Gracias por inspirarme :)

Salvada por un Monstruo

El general llegó a la linde del bosque con calma, como si le importaran poco los rumores que circulaban acerca de él. Se fijó en las ramas de las coníferas, escrutando cada afilada aguja con los ojos entrecerrados, antes de volver a observar a la única mujer que se había dignado a explicarle el camino. El resto de tanto viandantes como pueblerinos le habían dado largas, algunos rezando a dioses que sin duda alguna no iban a prestar atención a su auxilio.  
E ignoraban a quien sí. Por la mente del general se le cruzó la idea de volver. No merecían ser ayudados.
Pero, sin embargo, habló con la joven.
- ¿Dice usted que aquí habita esa malévola especie?
- Sí… Se llama Lobisome, por cierto.- Murmuró la joven, algo inquieta, mientras se acariciaba el brazo.
El general asintió, ignorando la corrección. No estaba ahí para aprenderse nombres, estaba ahí para matar a la criatura. Los nombres eran lo de menos.
- ¿Y dice usted que con fuego se mata a esa criatura?
- Claro, el fuego la purifica, y no puede transformarse, solo puede…- Desvió la vista. Ella era débil de mente, y la idea de hablar de la muerte le causaba escrúpulo. Pero había tenido el coraje para acompañarle hasta su destino, así que no se lo tendría en cuenta.
- Muchas gracias por su aclaración.- Comentó, serio, para que dejara de mirarse nerviosa los pies.- Ha sido usted de gran ayuda.
No dijo nada más para despedirla. Y se sorprendió de que ella no se fuera. Se giró para observarla.
- ¿Necesita ayuda con algo más?- Se ofreció la joven, haciendo que el general parpadeara de la sorpresa. Meditó durante unos segundos, para acabar asintiendo.
- Recoge madera y haz un fuego, lo más grande que puedas, pero salva algunas ramas secas y follaje.- Ella asintió, acercándose al bosque y adentrándose apenas unos metros, estando siempre a menos de cien metros del general. Él sonrió y se acercó con ella.
- ¿Cuál es su plan? ¿Piensa quemarle?- Se atrevió a preguntar la mujer cuando el fuego tenía un diámetro de dos metros.
- Pienso hacer arder el bosque.
Las ramas crepitaron con fuerza, pero la mujer no dijo nada. El general volvió a mirarla y observó con sorpresa su expresión horrorizada. Ella se incorporó, acercándose unos pasos a él.
- Pero en el pueblo habitan más criaturas. Criaturas buenas que nos ayudan. Una de ellas salvó al hijo de mi vecina una vez. Y las dríadas ayudan al bosque… No todas las criaturas nos hacen daño…
- Es un mal menor.- Sentenció el hombre, acercándose a la hoguera algo incómodo. No le gustaba que le cuestionasen sus acciones, él tenía que solucionar el problema, y lo haría arrancándolo de raíz.- Puedes irte, el fuego es suficiente.
La mujer volvió a contemplar horrorizada al hombre, y lanzó una mirada de disculpa hacia el bosque, queriendo alertarles del peligro que se avecinaba. Sin embargo, aspiró hondo y corrió de vuelta al pueblo.
El general la observó, negando con la cabeza. La había juzgado mal, no era una mujer valiente, no entendía que él se había enfrentado a muchos monstruos en su vida y sabía atajar por la raíz. Había sufrido incontables heridas y había visto la muerte de muchos hombres inocentes. Por eso mismo era mejor arrancar los problemas de raíz.
O quemarlos.

La mujer volvió a su hogar, todavía con la expresión horrorizada. Miró hacia atrás para ver el bosque arder, y sintió lástima por todas y cada una de las vidas de ese bosque. Sin embargo, mucha gente observaba con alivio el bosque ardiente, sabiendo que habían matado al monstruo que tanto habían temido.
Sin embargo, ella sabía más. Habían sido salvados, sí…
Pero por un monstruo.

 

2 comentarios:

  1. Inspiradora frase e inspirador relato. Muy buena manera de traducir esa genial frase en una historia!! Me ha gustado mucho!! No te quedes sin ideas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Ángela! La verdad es que no las tenía todas conmigo al principio, pero a medida que escribía me acabó convenciendo más.
      No, de momento sin ideas no me quedo, de 4 relatos esta semana llevo 3 escritos, así que de momento voy contenta :) espero no quedarme sin ideas ^^
      ¡Un besín!

      Eliminar